Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaYo soy, el libro espejo de Yo voy conmigo

Yo soy, el libro espejo de Yo voy conmigo

Raquel Díaz Reguera ha escrito álbumes importantes, y entre ellos sin duda se encuentra Yo voy conmigo. Su último trabajo, Yo soy, nace para completar el mensaje de empoderamiento y autoestima que lanza Yo voy conmigo, configurándose no tanto como una segunda parte de este, sino como complemento necesario que espeja una realidad bien compleja, atada por expectativas sociales y presiones económicas.

Hoy tengo el placer de hablarte con todo detalle de este álbum que no tardaré en definir imprescindible. Y además, tengo la alegría de hacerlo también contando con la colaboración de su autora, Raquel Díaz Reguera, que estará disponible para DEDICAR los ejemplares de Yo soy que se encargarán en La Cuentería hasta el próximo domingo.

PROMO YO SOY

Con esta alegría y con las ganas de descubrir esta joya otoñal, vamos a empezar la reseña.


Yo soy
Autora e ilustradora: Raquel Díaz Reguera
Editorial: Thule
Edad Recomendada Orientativa: 7 años

Trama
A Martín le pica la nariz cuando ve pasar al lado suyo esa niña tan rara.
No se atreve a acercarse a ella, y se deja poco a poco convencer por sus “amigos” sobre el hecho de que es una rara y es mejor no tener nada que ver con ella. Poco a poco Martín se distancia siempre más de su yo, cargando con siempre más etiquetas que lo definen por encima de lo que es. Martín termina por darse cuenta de que no se siente nada bien así como está viviendo y decide liberarse de todas esas etiquetas y ser tal como es.

Contenidos y Valores

Vivimos en la sociedad de la imagen. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Seguro que muchas. Pero es posible que no nos hayamos parado lo suficiente a reflexionar sobre qué significa y qué implica vivir en una sociedad con esta característica.

La estética lo es todo. Pero no la estética como rama filosófica que estudia las reacciones sensoriales frente a la exposición a una obra artística. La estética en el sentido de lo exterior, lo que se ve, la parte externa y superficial de algo, ya sea una persona o un lugar.

La imagen, sin más, sin profundidad de pensamiento, de reflexión, sin una individualidad que vaya más allá de las frases socialmente aceptadas, eslogan vacíos creados para mantener un sistema capitalista, que se sostiene solo gracias al consumo innecesario de bienes superfluos.

Así Martín, el protagonista de nuestra historia, vive zarandeado entre sus emociones y las expectativas sociales que existen sobre él. No le resulta fácil escucharse, el ruido y la insistencia de ese ruido a su alrededor insistiendo en la definición de su identidad no le permite verse, escucharse, sentirse. Martín quiere ser aceptado por el grupo: eso de ser un animal social hace que nos preocupemos por encajar. Porque encajar es sinónimo de sobrevivir en lo que son los mensajes que gravan en nuestro subconsciente, que lleva repitiendo patrones desde hace miles de años.

Y así Martín va cargando sobre él el peso de la sociedad de la imagen, con su peinado a la moda, con las gafas de sol que le hacen parecer aún más guay, con la ropa de marca que lo siguen encasillando en el grupo de los mejores.

Así en un proceso inverso (pero análogo) al que vivió la protagonista de Yo voy conmigo, que fue poco a poco despojándose de su peculiaridades, Martín va cargándose, llevando en sus hombros siempre más y más etiquetas, que le definen, que le otorgan un lugar en el mundo, que le permiten la aprobación de “los demás”.

Martín desconecta de él mismo cargándose, la niña de Yo voy conmigo desconecta borrando todo lo que la convierte en un ser raro, todo lo que la hace diferente. Y así, ambos, pierden su identidad, ambos se anulan y se convierten en un objeto de consumo, donde nada les puede distinguir de la masa. La masa no-pensante de los consumidores del siglo XXI.

Pero hay algo que puede salvar esa desconexión. Darse cuenta de la infelicidad. Darse cuenta de que lo que estamos haciendo no nos hace sentir realmente bien. Solo cubre pequeños momentos de aprobación externa, de seguridad por sentirse parte de un grupo. Pero se trata de sentimientos efímeros, que se evaporan frente a lo que brota realmente de nuestro interior.

Martín entiende que él no es esas gafas de sol, que no es esos zapatos a la moda, que no es ese que le han convencido a ser. Él descubre ser, tal como es, sin necesidad de definirse, de que alguien le diga que así está bien. Martín se desnuda de todo lo que no le pertenece, así como la niña de Yo voy conmigo vuelve a recuperar todo lo que la hace especial.

Nuevamente un movimiento inverso, pero que simboliza el mismo camino: el descubrimiento y la aceptación del yo.

Ilustraciones

En línea con la paleta de colores de Yo voy conmigo, Yo soy nos invita a centrarnos, gracias a cambios en la intensidad y gama cromática, en unos u otros elementos. Cada pincelada está escogida a conciencia, acompañando milimétricamente la lectura del texto, permitiéndonos leer un mensaje completo y complejo en el qué encontrarnos.

Para qué y para quién

Con este álbum Raquel Díaz Reguera ha dado un giro de tuerca al entendimiento de las dinámicas sociales. Cuenta sin tapujos el peso de la aprobación al que están expuestos niños y adolescentes, lanzados en un mundo que pone carteles sobre aceptación de la diversidad, la importancia de la autoestima, pero que comercializa esos mismos concepto a través de objetos superfluos, que solo existen para enriquecer los fabricantes de ese mismo sistema de control socioeconómico.

Esta crítica férrea y contundente es reflejo de vivencias que se dan a diario, y que tenemos que tomarnos con mucha más seriedad, entablando un diálogo con niños y adolescentes, siendo de ejemplo, para empezar.

Etiquetas y acoso van de la mano, en cualquier etapa de la vida, así que ayuda a nuestr@s hij@s o alumn@s es una tarea que no podemos pasar por alto y en la que debemos implicarnos para que entiendan el mundo, no lo sufran, y que se la ingenien para cambiar las cosas.

Leer este libro en casa, leerlo en el aula, allá donde sea, nunca será una reflexión que sobre. Puede dar pié a que quien está sufriendo presiones de algún tipo, relacionadas con su forma de ser, pueda incluso encontrar la fuerza para expresarlas.

Ahora que conoces más a fondo Yo soy, te recuerdo que puedes pedirlo DEDICADO por su autora aquí en nuestra web. O si prefieres envíame un mail a hola@lacuenteriarespetuosa.com

PROMO YO SOY

Espero que esta reseña te haya gustado y, la verdad, me gustaría saber qué opinas sobre la influencia de la hiper-exposición a la imagen en infancia y adolescencia. ¡Te leo en comentarios!

 

Entradas antiguas
Entradas nuevas
No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad