Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
Inicioacompañamiento emocionalYo no quiero ser princesa – De mayor quiero ser futbolista…o no: no a los estereotipos de género

Yo no quiero ser princesa – De mayor quiero ser futbolista…o no: no a los estereotipos de género

Hoy empezamos la semana a tope con dos cuentos que he acogido en La Cuentería con gran entusiasmo, pues plantean un tema que considero importantísimo: la ruptura de los estereotipos de género. Yo no quiero ser princesa y De mayor quiero ser futbolista… o no definen dos figuras que suelen asociarse respectivamente a niña y niño y darle una vuelta de tuerca, mostrando como encerrarse en las expectativas propias o en la de los demás nada tiene que ver con disfrutar de la vida.

Con estos dos cuentos y con la colaboración de su editora y autora, Anita de Arbués, te he preparado todas las sorpresas posibles e imaginable:
SORTEO de un ejemplar de cada cuento
PROMO DE LIBRO DEDICADO de ambos cuentos
RESEÑA completa de ambos cuentos
ENTREVISTA con su autora y editora: ¡estoy segura de que te encantará tanto como a mi!

Empezamos con conocer de cerca estos dos álbumes.

Yo no quiero ser princesa
Autora: Anita de Abrués, Ilustradora: Mamen Marcén
Editorial: Fuendepila

Edad Recomendada Orientativa: a partir de 4 años

Trama

Lucía es princesa, y lo es no por elección, sino porque le tocó nacer hija de rey y reina. Y esto de ser princesa no le gusta nada de nada, porque un montón de cosas que le gustan le son prohibidas. Lucía no se conforma y siempre que hay ocasión transgrede las normas y se apunta a hacer lo que más le apetece: trastear en la cocina, jugar bajo la lluvia, tocar el tambor con sus amig@s.
Finalmente Lucía conseguirá hacer lo que se ha propuesto, sin soportar los límites que le vienen impuestos.

Contenidos y Valores

Nuevamente volvemos a hablar de una princesa que no se ve para nada feliz en su rol: no puede vivir la experiencias que le apetecen y tiene que respetar unas normas impuestas sin poderlas contrastar.

Nuestra protagonista no se conforma, y prefiere arriesgarse a un castigo o a una reprimenda (otro elemento que define el sistema patriarcal que se contesta)antes que someterse a la voluntad de los demás.

Este cuento nos ofrece al oportunidad de desmontar ese imaginario tan fuertemente difundido en el que lo más soñado por una niña es ser esa princesa delicada, perfumada, siempre bien vestida y peinada. Nuestra Lucía brilla por su alegría, por su entusiasmo, su creatividad, no por la purpurina ni por sus relucientes vestidos. Nuestra Lucía nos cuenta todo lo que se están perdiendo las niñas por meterse en ese mundo princesíl que tanto se ha promocionado.

Anita de Arbués consigue contarnos una historia que mucho tiene que ver con nuestra realidad social, pero lo hace con una dosis de humor estupenda, que hará que l@s peques se enganchen a la historia y os pedirán leerla una y otra vez, y hablo por experiencia directa: ¡Serena está enganchada a este cuento!

La forma en la que Lucía consigue liberarse de la esclavitud de su rol no es escapando, huyendo de sus padres y de sus problemas, como en un primer momento quería hacer.
Lucía conseguirá vivir su vida defendiendo sus razones, dialogando e insistiendo, sin renunciar a elegir sus aspiraciones, y sus intenciones. Así que estamos frente a un cuento con final feliz, donde incluso se celebra una boda, pero sobre todo se celebra el libre albedrío y la autoestima de una niña y mujer que se libera de todos los roles que se cargan sobre ella debido a su condición social y de género.

Ilustraciones

Ya conocimos el trabajo de Mamen Marcén con el álbum ilustrado Un abrazo para Púas, y me encanta su estilo fresco, alegre pero muy cuidado. los personajes que construye tienen una personalidad muy definida que casa de maravilla con el texto, añadiendo lo no dicho como en un álbum ilustrado se debe. ¡Síguele la pista!

Para qué y para quién

Un cuento que rompe con los estereotipo de género y que recomiendo “tener a mano”: ofrecer a niñas y niños modelos diferentes de lo que continuamente entran por sus ojos en los escaparates de las tiendas, en la calle y en la televisión es un trabajo muy importante, una responsabilidad de la que estoy convencida no debemos eximirnos y que es sin duda un acto importante a la hora de permitir su libertad.


De mayor quiero ser futbolista… o no
Autora: Anita de Arbués, Ilustradora: Mamen Marcén
Editorial: Fuendepila

Edad Recomendada Orientativa: a partir de los 4 años 

Trama

Leo es un as en el fútbol. Juega con su equipo disfrutando y sabiendo que quiere dedicarse a ello profesionalmente. Pero de repente una alergia le impide seguir su sueño, y tendrá que dejarlo y buscar otro camino que le guste. Afortunadamente descubre otra actividad que le apasiona: la robótica, y pese a no poder dedicarse profesionalmente al fútbol sigue disfrutando de los partidos de su ami@s que le apoyan y sienten como uno más del equipo.

Contenidos y Valores

Este cuento me ha sorprendido por su historia innovadora, ya que aborda varios temas a la vez y muy bien relacionados entre ellos. Sin duda el punto central  de la historia es la ruptura de un rol de género muy marcado de nuestra sociedad desde hace muchos años: los chicos juegan al fútbol y solo y únicamente al fútbol.

La primera ruptura la vemos desde la primera página del cuento, donde vemos que el equipo en el que juega Leo es un equipo mixto, donde juegan tanto niños como niñas. Los cuentos en los que la ruptura de roles de género se da de esta manera, silenciosa, sin convertirse en una declaración abierta y directa son los que más valoro. Y lo hago porque normalizan una realidad diferente a la imperante, hacen posible otra realidad, construyen en nuestra cabeza un imaginario distinto que adquiere valor en si y no por ser antagónico del otro. Eso le confiere mucha más fuerza que constituyéndose como alternativa.

La alergia de Leo que le impide dedicarse a su actividad, sin embargo, introduce un elemento muy poco tratado en los cuentos, que es la frustración. La frustración que experimentamos frente a la absoluta imposibilidad de cambiar las cosas y que tiene que llevarnos a una aceptación desde la que empezar a plantearnos las cosas de otra manera.

Leo se sentirá triste, su tristeza no se esconde ni se minimiza, y se le dedica un tiempo de vivencia y expresión, aceptado por la familia que aparece presente, pero sin juzgar ni tapar esa emoción.
Finalmente Leo podrá superar ese momento y encontrará algo que le apasione y le divierte también mucho: la robótica.

Muy interesante también la relación de amistad que se mantiene entre Leo y sus ex-compañer@s de equipo que siguen siendo amig@s y siguen disfrutando del fútbol, cada un@ a su manera.

Ilustraciones

Esta historia también se ha nutrido del mismo tándem entre Anita y Mamen, que de nuevo han conseguido un resultado estupendo. Esta vez Mamen ha incorporado también el estilo cómic en algunas de las páginas, confiriendo a la historia ese movimiento y acción que requerían algunas partes. Una elección acertada que hace de este álbum aún más especial.

Para qué y para quién

Un cuento ideal para hablar de la frustración, de situaciones en las que tenemos que desarrollar un plan B y descubrir que siempre podemos encontrar alternativas tan válidas como las que considerábamos únicas. Una interesante perspectiva sobre el género y una muestra de como la amistad verdadera es la que nos acompaña en todo momento, compartamos o menos aficiones.


Estas dos joyitas están ahora mismo en promoción en La Cuentería: puedes pedirlas dedicadas aquí por su autora durante toda la semana y además te he preparado un sorteo de un lote que comprende ambos cuentos ¡que te llegarán también dedicados!

Antes de las bases del sorteo te dejo conocer más de cerca a Anita de Arbués con la entrevista que me ha concedido y que estoy segura de que te resultará muy muy interesante!

anita de arbués

La Cuentería Entrevista a: Anita de Arbués

– Escritora, editora, cuentista, cuentoterapeuta… Tu relación con los cuentos es sin duda muy amplia ¿Cuando empezaste a apasionarte por los cuentos? ¿Vino antes tu  pasión por contarlos o tu pasión por escribirlos?

Escribo desde siempre, cuando era pequeña y estaba en Arbués, ya iba a las casas de las mujeres del pueblo y les pedía que me contarán historias de cuando eran pequeñas. Luego redactaba una especie de periódico a mano con varias copias y las repartía por las casas.

Escribía en el periódico del cole y en la revista de la universidad. Luego entré en el mundo laboral y durante más de una década dejé de escribir. Hasta que tuve a mis hijos y saltó de nuevo la chispa creativa en mi interior.

Recuperé muchas historias del Pirineo que me contaba mi abuela y las tenía guardadas desde hacía años. Me parecía muy importante transmitírselas a mis hijos. Al fin y al cabo, no se diferencian mucho de los cuentos clásicos, lo que buscan es prevenir a los niños de sentimientos humanos como los celos, la envidia, el miedo, y además moralizar para sufrir lo menos posible en el proceso de madurez.

Siempre digo que como cuentacuentos no valgo mucho, pero me encanta el proceso de crearlos y editarlos: rimar, buscar sinónimos, cuidar los detalles, acertar con las ilustraciones que necesitan, elegir la tipografía, etc…

Por ejemplo para el cuento La leyenda del dragón de Oroel, me levanté un día y tuve clarísimo que Pilar Serrano iba a ser la ilustradora, por su poder creativo, su trazo innovador y sus personajes tan arrolladores que atrapan al niño desde el primer momento.

Cuando buscaba ilustradores para Yo no quiero ser princesa, estuve indagando durante varias semanas. Cuando me hablaron de Chica con Flequillo y vi su trabajo, no dudé ni un momento que Lucía tenía que ser creada por ella.

no quiero ser princesa

-¿Qué inspira tus historias?

Mis historias son todas fruto de mis vivencias, tanto personales como profesionales. Sobre todo me inspiran mis hijos, sobrinos y niños de mi alrededor. También una necesidad acuciante de cambiar el mundo, aunque sea con sólo un pequeño grano de arena, por medio de las historias que antes he mencionado y que me contaba mi abuela.

Llevo creando historias y cuentos toda mi vida. Dar forma a la editorial ha sido un punto de inflexión en mi vida porque me permite crear lo que mis emociones me piden, aunque sea con ese punto friki o singular que caracteriza mis cuentos.

Me inspiro mucho en el día a día de los niños y sus familias, las prisas, las relaciones familiares, la sociedad, etc. También me ayuda mucho el programa de inteligencia emocional Método Emociona-T que he desarrollado junto a la psicóloga Victoria Martínez Vicente. No sólo creamos material para las familias, los educadores y los profesionales de la psicología, sino que tenemos talleres permanentes de octubre a mayo con un programa especial para el desarrollo de la inteligencia emocional para niños de 2 a 12 años. Yo asisto a esos talleres como apoyo a las psicólogas que lo imparten y allí aprendo y me inspiro muchísimo en las historias que los niños demandan. Historias en las que se vean reflejados y les den seguridad a cada paso de su crecimiento. Yo les escucho y nunca dejo de sorprenderme de la capacidad emocional que tienen. Sólo tienes que decirles que existen esas herramientas de gestión emocional y ellos nos superan mil veces a los adultos en la sana administración de las emociones.

-No solo eres autora de tus propios cuentos, sino también editora con el sello Fuendepila ¿Cómo vives el proceso de la edición? ¿Cuál es la parte de todo el proceso que más te entusiasma?

Me encanta la edición. Sobre todo busco ilustradores que están empezando y que necesitan una oportunidad para darse a conocer. Todos mis cuentos son distintos en cuanto al tipo de ilustración. Me gusta probar distintas técnicas, indagar en el proceso creativo de cada uno de ellos: collage, acuarela, ilustración digital, fotografía, … todos aportan una visión creativa y distinta de su forma de ver el mundo.

Los niños tienen una capacidad asombrosa de asimilar conceptos. Cuanto más les das más aprenderán. A veces, los padres o abuelos me dicen que no compran los cuentos “porque el niño no lee aún”, que “ya lo comprarán cuando sepa leer”. Y eso es un error. Leer a nuestros niños es algo que deberíamos hacer desde antes del año. No es leer a tu hijo de 3 años La Historia Interminable, sino buscar una lectura apropiada a su edad, con o sin texto y abrirles un mundo maravilloso de aventuras, cultura, vocabulario, etc… Por no hablar del vínculo afectivo que se forma en los momentos de lectura ese ratito antes de dormir. A los niños les da seguridad, les potencia la autoestima y siempre lo recordarán como un momento maravilloso con mamá o papá fomentando el amor por la lectura desde pequeños.

Me encanta editar porque me siento libre de engendrar lo que de verdad quiero crear. El momento de la maquetación es mágico. Recuerdo con el cuento “Si yo fuera”, ilustrado por Rachel Brenes Dutch, que lo estaba maquetando y al principio me gustaba mucho cómo estaba quedando. Pero conforme iba pasando de la mitad me entraban escalofríos de verdad de lo emocionada que estaba porque el resultado superaba con creces el objetivo que yo tenía en la cabeza. De hecho lo hemos subtitulado el libro joya, puesto que sirve para trabajar la autoestima con los niños y es una declaración el amor incondicional tanto filial, romántico o de amistad. Por medio de unos sencillos pero potentes textos, Rachel ha conseguido dotarles de una fuerza creativa formidable a través de la técnica del collage, llena de colorido, texturas e imaginación.

 

-¿Qué es lo que buscas en un álbum ilustrado? Qué es lo que te fascina de una historia?

Para mi hay tres cosas fundamentales que debe cumplir cualquier cuento o álbum:

1.- Que haga reír a los niños. Que sea divertido y elocuente. Se pueden tratar temas serios siempre respetando la visión de los niños.

2.-Infundirles unos valores humanos para su desarrollo como personas el día de mañana. Como he comentado en varias ocasiones, a mi me parece maravilloso poder usar los cuentos como medio de transmisión de valores a los niños.

3.- Que tenga unas ilustraciones coherentes que sirvan para despertar la imaginación y la creatividad de los niños.

No en vano, lo que trato de perseguir humildemente con editorial Fuendepila es rendir tributo a nuestros orígenes y nuestras raíces, a la naturaleza, al respeto social, al sentido común y a la coherencia emocional.

-¿Por qué no comprarías nunca un álbum ilustrado?

Es difícil que yo no compre un álbum ilustrado, excepto si es muy caro y ya he comprado varios ese mes.

  -Pensando en tu infancia, ¿recuerdas cuál era el cuento que más te fascinaba?

Claro. Por supuesto Gloria Fuertes. De toda su obra El mono número trece. Creo que lo llegué a leer más de cincuenta veces. Aún hoy en día me gusta leerlo de vez en cuando.  Mis hijos le llaman la Yayi Fuertes, porque ha sido parte de su infancia casi tanto como su yayi verdadera.

Crecí con los Miniclásicos de María Pascual, Enid Blyton, Christine Nöstlinger y María Gripe. Todos ellos han conformado mi retrato actual como editora y escritora.

De los cuentos clásicos mi preferido era Cenicienta.

-¿Qué proyectos nuevos hay a la vista?

Estos dos últimos años he editado ocho cuentos. A partir de ahora me gustaría editar dos cuentos al año y reeditar otros dos. Tengo escritos veintidós cuentos en los últimos quince años con unos ilustradores maravillosos pero unas ediciones humildes. Mi proyecto es reeditarlos todos poco a poco con una edición cuidada y detallista. Este año editaré “Los pajarillos de barro”, ilustrado por Marina Infante, y “Sara y Pelusa”, ilustrado por Sonia Aldama. El primero trata el tema del acoso o bulling. Es una historia que me contó mi abuela y que, según ella, transcurrió en Paternoy a principios del siglo XX. Cómo ella decía, “por desgracia abusones ha habido siempre”. El segundo “Sara y Pelusa”, es un cuento que habla de la amistad, la empatía y la generosidad. Y también transcurrió en un Arbués de los años 20 o 30.

Como novedades: “La leyenda de la morica encantada” para la colección Leyendas, “Thelma con hache” para la colección Valores y “Tres historias de miedo para perder el miedo” para la colección Creatividad.


Ahora que conoces más a Anita, no me cabe duda de que no te extraña pensar en qué preciosos cuentos puede haber escrito!
Hasta el domingo puedes pedir tus cuentos dedicado por la propia Anita, aquí en la web, o contactando conmigo a través de teléfono o whatsapp (646.07.30.30) o escribiéndome un mail (hola@lacuenteriarespetuosa.com)
También tienes la posibilidad de apuntarte al SÚPER SORTEO del lote de ambos cuentos
Para hacerlo tienes 4 formas de hacerlo, así que puedes llegar a tener 4 participaciones!
Aquí tienes las BASES:
También tienes la posibilidad de apuntarte al SÚPER SORTEO del lote de ambos cuentos
Para hacerlo tienes 4 formas de hacerlo, así que puedes llegar a tener 4 participaciones!
SORTEO CERRADO
La ganadora de este sorteo es Nuria Jiménez, por haber realizado un pedido en la tienda de La Cuentería con fecha 10 de enero y coódigo de pedido RRVYUCTTD.
¡¡Enhorabuena Nuria!1
¡Te enviaré un correo electrónico para darte la buena noticia!!

Si no te ha tocado y estos dos álbumes te encantan, ¡puedes aún conseguirlos dedicados! Tienes tiempo hasta mañana a las 24:00: haz tu pedido aquí y recibe tus cuentos dedicados por su autora Anita de Arbués.

Y recuerda que tenemos otra promo de LIBRO DEDICADO activa: El nuevo libro de Raquel Díaz Reguera: Clara Campoamor. ¡No te lo dejes escapar!


¡Nos leemos el lunes con un post muy interesante!
¡¡¡Feliz finde!!!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad