Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaVivan las uñas de colores

Vivan las uñas de colores

vivan las uñas de colores

Hace una semana que ¡Vivan las uñas de colores! llegó a casa y me he aguantado lo imposible para no escribir sobre él antes y tener preparado todo para hacerlo a lo grande. Para empezar te diré que es un álbum ilustrado escrito a dos manos por Alicia Acosta y Luis Amavisca e ilustrado por Gusti. Ya con solo saber quienes son las personas que lo han creado, puedes imaginarte qué maravilla tenemos entre manos. Y si no sabes aún nada de sus autor@s, hoy vamos a ponerle remedio ya que el post que he preparado es doble: reseña y entrevista a Alicia Acosta.
Y ya puestas os hemos preparado también un regalito: una promo de libro dedicado doble, en el que tanto Luis Amavisca como la misma Alicia Acosta dedicarán tu libro. ¿Qué más pedir? Una cosa más: que el envío sea gratuito. Y así será durante todo el día de hoy. ¡Así que lo tienes todo!

¡No nos queda más que empezar a descubrir porqué este álbum merece tanto!

¡Vivan las uñas de colores!
Autor@s: Alicia Acosta, Luis Amavisca
Editorial: Nubeocho

Edad Recomendada Orientativa: a partir de 4/5 años

Trama

A Juan le encanta pintarse las uñas de muchos colores, lo disfruta mucho, tanto en casa como con una amiga suya. Pero un día en el cole se ríen de él diciéndole que por pintarse las uñas es una niña. Juan se siente dolido, y cuando pasa por segunda vez decide no ir más al cole con las uñas pintadas. El padre de Juan entonces decide ir a recogerle como siempre con la sonrisa puesta, pero también con las uñas pintadas de colores. Hasta que un día, en ocasión del cumpleaños de Juan, toda su clase ha pensado hacerle un regalo muy importante: pintarse todos y todas las uñas de colores.

vivan las uñas de colores

Contenidos y Valores

Este álbum está inspirado en una historia que ha acontecido de verdad y que se difundió a través de un post en Facebook que colgó el padre del peque que se encontró a vivir esa historia.
Empiezo con decir esto porque este álbum se encarga de contar una realidad actual que demuestra como en nuestra sociedad aún hay muchísimos prejuicios y patrones de género muy rígidos que siguen imponiéndose en la infancia.

Juan se pinta las uñas «porque le gusta». Se deja claro desde el principio que el pintarse las uñas no tiene más significado que este. No hay cosas de niñas y cosas de niños. Hay cosas que gustan y cosas que no gustan y la libertad que tenemos que poder ejercer en nuestra vida es elegir lo que nos gusta y no nos gusta sin que se nos etiquete con un juicio de aprobación por seguir correctamente la norma social establecida.

vivan las uñas de colores

Cuando Serena vio por primera vez la portada de este álbum se quedó mirándolo. Yo no le dije nada, ni ella a mi. Simplemente llamó su atención. Cuando la vi por segunda vez atrapada mirándolo este fue el diálogo:
-¿Te gusta?
-Sí. Quiero leerlo.
Mamá es un chico y le gusta pintarse las uñas.
-Sí.
-A los chicos no les gusta casi nunca pintarse las uñas.
-¿Por qué crees que pasa esto?
-Porque creen que es una cosa de chicas.
-¿Y por qué será?
-Porque la mayoría hace así.
El análisis de Serena me dejó claro que desde que somos pequeñ@s tendemos a reproducir, pese a que no nos digan nada, lo que vemos como normalizado en la sociedad. 

Eso me confirma cuán grande es el impacto que tiene todo lo que vemos, escuchamos, leemos, vivimos en la infancia. Nuestra mente se construye en base a las repeticiones, normalizamos situaciones, roles y posibilidades en base a cuantas veces estas cosas se repiten sin que haya un juicio negativo asociado a ellas. Si registramos que las mujeres se pintan las uñas y los hombres no se pintan las uñas asumimos que eso es lo normal. Romper esa construcción y abrir otros senderos entre nuestras neuronas es complejo. Contar una historia como la de Juan es crear caminos nuevos, posibilidades nuevas, es crear opciones de libertad.

vivan las uñas de colores

Juan no veía ningún problema en pintarse las uñas porque en su casa no se juzgó el hacerlo, con su amiga disfrutaba también de ese momento de juego, sin etiquetas, sin limitaciones asociadas al género. En el colegio sin embargo llega un ataque a él y a su forma de ser. Un acoso, sin duda: si eres diferente a la masa nos reímos de ti.

Frente a ese chantaje emocional, Juan está respaldado por su familia, que no solo escucha lo que le pasa sino que le apoya de la forma más eficaz: el padre de Juan le pide a su hijo que le pinte las uñas, y con las uñas pintada irá al colegio todos los días a recogerle. Normalizar la diversidad es el paso más importante para cambiar los patrones de referencia, para crear esos caminos neuronales más amplios, donde pueda caber la libertad de gustos eliminando los estereotipo de género.

vivan las uñas de colores

El final del cuento nos demuestra como hubo otra actuación paralela de la familia de Juan: ponerse en contacto con el colegio para contar lo que estaba aconteciendo, de manera que desde el centro mismo se actuara en favor de la pluralidad, probablemente haciendo descubrir en la propia piel de esos niños que se reían de Juan el placer de disfrutar del color y de su libertad.

Ilustraciones

Gusti es un ilustrador fenomenal, la naturalidad de su trazo, la precisión con la que toca la fibra emocional de quien lee es impresionante. En todo el álbum prevalece una paleta de colores de tonos anaranjados, tendientes al sepia, creando como una aura de ensoñación, de intimidad y de tiempo pasado, casi queriendo ubicar este episodio en la infancia del adulto que lee hoy como recordando algo vivido y que cambió.
Un trabajo artístico que nos envuelve desde la primera página sin perder su ritmo narrativo a lo largo de toda la historia.

vivan las uñas de colores

Para qué y para quién

Un libro que sin duda abre diálogo, crea conciencia, libera y nos pinta una sonrisa en la cara: nos hace recordar lo bello que es jugar sin planteamientos, jugar por jugar, sin tener que encajar en ningún rol, en ninguna expectativa. Un álbum que refleja una realidad y también un respuesta a esta realidad que tiene la precisa intención de afirmar la libertad individual y de romper con los estereotipos de género. Un libro que nos habla indirectamente de acompañamiento respetuoso, de acoso, de amistad. Un imprescindible en toda biblioteca sea pública, privada o escolar.

Como te comentaba más arriba, esta semana colaboramos con sus autor@s con una promo de LIBRO DEDICADO: hasta el domingo 14 podrás pedir tu ejemplar de ¡Vivan las uñas de colores! dedicado por Luis Amavisca y Alicia Acosta.

vivan las uñas de colores

Como te comentaba más arriba, el post de hoy tiene mucha chicha, ya que además de la reseña tienes aquí la entrevista que me concedido mi queridísima Alicia Acosta donde nos cuenta más también sobre ¡Vivan las uñas de colores!

alicia acosta

-¿Cuándo entendiste que contar historias e inventar historias eran tu 
pasión?
Hace ya 22 años una amiga narradora me regaló un cuento del modo más hermoso posible: contándomelo ella misma. Me emocionó tanto que a partir de ese día decidí dedicarme al mágico mundo de la narración, quería compartir con grandes y peques esa sensación tan bonita que acababa de vivir y por supuesto, mi amor por la lectura. A partir de entonces ya no pude parar. Acabé la carrera de psicología, pero era tanta pasión la que sentía por este hermoso oficio que ya no pude dejarlo. A veces, cuando no encontraba un cuento que me gustase para contarles a las niñas y los niños lo escribía yo misma. En realidad nunca me planteé publicar, fue el editor de NubeOcho el que, al verme narrar me pidió que le enviase todo lo que tuviese escrito. De ahí nació «El pequeño pirata Serafín» y ya todo empezó a tener sentido.
– ¿Te has formado antes de lanzarte a contar, o has simplemente seguido tu instinto?
Para ser sincera, no me formé previamente, fue un asunto de tablas, acierto-error. Quería contar historias como salían del corazón, saboreándolas, disfrutándolas… Cuando hice mi primer curso de narración oral ya llevaba varios años como profesional y lo disfruté muchísimo.

– ¿Qué inspira tus historias?
Las historias se me aparecen en sueños, tiendo a despertarme a altas horas de la madrugada con el cuento dibujado en mi mente. Entonces corro a grabarlo medio dormida y al día siguiente lo reviso y empiezo a trabajarlo. Normalmente tienen mucho que ver con el día a día, con las anécdotas que vivo con los peques ¡son tan geniales!
– Tu último libro está escrito a cuatro manos y dos corazones, y diría 20 uñas de muchos colores, con Luis Amavisca. ¿Cómo fue la experiencia de compartir la escritura de esta historia?
Ha sido una experiencia mágica y enriquecedora. Todo fluía con una sencillez que abrumaba, era como si el universo nos dijese que teníamos que hacerlo y cómo debíamos hacerlo. Eso sí, algunas risas también nos han acompañado, por ejemplo, yo escribí «Juan se puso más triste que el día en que se le «empeñó» el balón y se le cayó el helado de tres bolas al suelo» -¿Empeñarse un balón? ¿Qué es eso?- me preguntó Luis. En Málaga cuando se te «empeña» o «embarca» un balón es cuando se queda en un balcón, en un árbol… en algún sitio donde lo ves pero no lo puedes alcanzar, y es una faena. Luis se echó a reír y me dijo: -mejor lo dejamos en cuando lo perdió, ¿no, reina?- Ha sido genial, realmente precioso, y es que cuando el cariño lo inunda todo, todo se vuelve fácil.
-Siempre a propósito de Viva las uñas de colores: en este álbum ilustrado se transmiten mensajes muy potentes, sobre la libertad individual y el respeto que se debe a la forma de ser de cada uno. 
También con El pequeño pirata Serafín tocas la temática de la diversidad. ¿Crees que la literatura (infantil, juvenil o adulta) puede ser un vehículo de expresión de problemáticas sociales? ¿Crees que al serlo puede «perder» su valor literario?
Creo que las problemáticas sociales tienen mil modos de expresarse, y la literatura es uno de ellos, respecto a la literatura infantil y juvenil yo abogo abiertamente por los cuentos que sean para el puro divertimento, pero también comprendo a las personas que se apoyan en ellos para una crianza respetuosa, no podemos olvidar que no todo el mundo tiene los mismos recursos en sus manos y, en ocasiones agradecen profundamente una «ayuda» externa. Creo en los matices, no todo es blanco ni negro. Si echo la mirada atrás, he crecido en muchos aspectos gracias a cuentos y novelas que me quedaba a modo de mantra en mi interior. Pienso que debe haber de todo. El valor literario es una cosa y el contenido es otra, pienso que puede haber libros con mensajes sociales muy fuertes que a mí no me llegan dentro y otros, sin ningún tipo de trasfondo, que se me agarran al alma.
– Como lectora ¿qué es lo que buscas en un álbum ilustrado? ¿Cuál es el ingrediente que no pude faltar para que te guste?
¡Uf! son tantos… Pues, Laura, la verdad es que depende, a veces busco que el álbum me emocione, otras, que me saque una risa, en otras ocasiones me llevo el libro que me ha «revuelto» así, en silencio, sin llamar más la atención. Mi casa es una biblioteca llena de álbumes ilustrados y, eso sí, el único requisito indispensable es que sus ilustraciones me enamoren, por el motivo que sea.
– ¿Por qué no comprarías nunca un álbum ilustrado? 
Creo que nunca compraría un álbum ilustrado que no me llegue al corazón de alguna manera, que no me erice la piel.
– Pensando en tu infancia, ¿recuerdas cuál era el cuento que más te fascinaba?
Mis padres no tenían muchos recursos, durante muchos años mi padre estuvo parado y era mi madre la que sustentaba la economía, por lo que crecí con pocos libros infantiles en casa. Además, cuando yo era pequeña no había tantos álbumes ilustrados. Recuerdo un libro que tenía, por un lado, el cuento de Alí Babá y por el otro El patito feo, creo. También me pirraba leer una edición juvenil de Las mil y un noches que había en casa y del Viaje al centro de la tierra. También íbamos mucho al Bibliobús, y recuerdo que los tebeos de Mortadelo y Filemóneran nuestros favoritos.
-¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Pues estoy muy contenta, la verdad, en marzo, si todo va según lo previsto, NubeOcho sacará la segunda parte de El pequeño pirata Serafín, ilustrado de nuevo por Mónica Carretero, una historia muy golfilla y divertida que espero que, al menos, os dibuje una sonrisa.
Y un poco más adelante, probablemente para abril si todo sale bien, tendré nuevo libro con la Editorial Jaguar, otro álbum ilustrado cargado de humor del que todavía no puedo desvelar nada, pero que espero os arranque alguna que otra carcajada. Y quién sabe, igual hay alguna sorpresilla más… 

¿¿¿Segunda parte del Pirata Serafín??? Esta es una noticia fantástica! Ya estoy contando los días y seguro que vosotros conmigo!!!

Pero de momento vamos a disfrutar con esta nueva joya que nos acaba de entregar esta gran autora: ¡Vivan las uñas de colores!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad