Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
Inicioálbum ilustradoTopito Terremoto – todos somos maravillosos

Topito Terremoto – todos somos maravillosos

topito terremoto

Antes de conocer integralmente Topito Terremoto tenía muchas dudas sobre él. Tuve que cambiar mi opinión primero al leer la reseña de Tania, del blog Ser maestra, que me hizo hacerme con el libro, y luego una vez lo conocí de forma integral y pude ver su actitud de defensa y respeto de los derechos de la infancia.

Sin duda un álbum que es espejo de una situación social que delata a su vez muchas incoherencias y donde la infancia está pagando el alto coste de una sociedad que ha primado la economía sobre la igualdad.

Topito Terremoto
Autora: Anna Llenas
Editorial: Beascoa

Edad recomendada: a partir de 5/6 años

Trama

Topito Terremoto no sabe estar quieto, ni concentrarse. En el cole tanto la maestra como su compañeros no están a gusto con él, dado que no consiguen hacer nada sin que éste les moleste con su actitud. La madre y el padre de Topito tampoco saben como resolver la situación, hasta que deciden llevar a Topito donde la Maga del Bosque. Aquí Topito es aceptado tal como es: será dejado libre de expresarse y así conseguirá encontrar lo que le motiva y le gusta, lo que le hace concentrarse en algo con placer, continuidad y responsabilidad.

Contenidos y Valores

¿Quién no conoce a Anna Llenas? La autora que se ha hecho célebre con el libro sobre emociones más famoso y más usado en los coles así como en centros culturales y en muchísimos hogares, el Monstruo de colores. Pese a mi gran interés en la Inteligencia Emocional, no soy fan de este álbum, ya que no me convence la premisa de su historia: un monstruo que viene reñido por haberse “liado” con sus propias emociones y al que se le dice claramente y con el dedo puntado que así, sin tener clara su emoción,”no funciona”.

topito terremoto

Todo es muy estricto y reglado: cada emoción un color, cada color un bote. Nada de mezclar, nada de sentirse un poco así o un poco asá. ¡Y bajo ningún concepto se admite estar confundido!

Decididamente no es el tipo de cuento que consideraría respetuoso. Se pierde de vista el diálogo, la expresividad, la libertad de investigar y descubrir por uno mismo a través de experiencias concretas.

monstruo de colores

Por esta razón cuando vi que Anna Llenas iba a publicar un libro que tenía como temática -por lo que fue su publicidad y difusión- la hiperactividad, la cosa me echó bastante para atrás, pensando que fuera un álbum que seguía un poco el estilo del Monstruo de colores, muy dirigido y nada empático.

Pero tuve que volver sobre mis pasos y cambiar mi opinión: Topito terremoto es realmente un álbum que pretende subrayar la importancia de la empatía, de la libre expresión, de la búsqueda de la propia sensibilidad frente a la vida. Algo que me ha parecido en gran antítesis con el trabajo más vendido de nuestra autora.

Pero hay que especificar que no todo lo que aparece en el álbum representa una situación “ideal”. Lo que se cuenta es un proceso, un proceso de crecimiento y de acercamiento del mundo adulto hacia la infancia.

En la primera parte del álbum, Topito no es comprendido, no es escuchado. Simplemente se le considera como un estorbo y recibe mil y unas etiquetas que le encasillan, que le encierran y encierran su vida en la percepción que los demás tienen de él, pero que con él poco tiene que ver.

Ni la maestra, ni los compañeros, ni la misma familia de Topito son capaces de empatizar con él. Solo se esperan que cumpla con las normas, y se preguntan qué es lo que tienen  que hacer para que él lo haga, para que deje de molestar y finalmente se integre en el grupo.

topito terremoto

La ilustración de aquí arriba dice mucho: una situación extremadamente estereotipada -bajo todos los sentidos- en el que está clara la relación antagónica entre padres e hijo y en el que destaca el papel de padre-ogro, evidenciado por su postura y su expresión. Pero no confundamos: la autora está siend crítica ocn esta actitud, y allí está la clave de lectura del libro y del desenlace de la historia. Pero sigamos.

La actitud de la maestra, así como la de la familia es bastante negativa: no hay empatía, no hay interés ninguno hacia Topito, hacia su bienestar. Simplemente se preocupan que su presencia no sea fuente de incomodidad. Un retrato social desgraciadamente muy real, en el que se ve como a menudo nuestra sociedad falla en lo más importante: el amor incondicional a nuestr@s hij@s, el interés hacia ell@s y lo que les entusiasma, lo que les interesa, lo que les hace felices.

El único personaje que demostrará ese interés y ese amor incondicional será la maga del bosque. La madre y el padre de Topito no saben qué hacer para hacer que su hijo deje de molestar y buscan la solución fuera de la familia, en alguien que por lo visto es experto en “problemas de la infancia”. Un terapeuta, un psicólogo. A algun@s esta solución les parecerá triste y podrán decir: Qué pena que no sean la madre y el padre de Topito l@s que sepan ayudarle y que tenga que hacerlo una persona externa a la familia.

Y sí, puede ser una pena que tengamos que recorrer a profesionales que nos ayuden en la crianza, pero muchas veces esta ayuda es necesaria, para el bienestar de la familia, y del/a peque.

Bien venga entonces la elección de pedir una ayuda externa, bien venga cuando vemos que no somos capaces de ayudar a nuestro hijo a estar bien a desarrollarse con plenitud, a estar contento con él mismo y con su vida.

Topito descubrirá la aceptación. Ya solo gracias a la aceptación que le ha dado La Maga, Topito puede descubrirse a si mismo, recibe un espacio de escucha, de expresión, un espacio para él, en el que no tiene que sufrir ninguna presión por tener que adecuarse al ritmo establecido.

topito terremoto

Topito etsá agusto en la casa de la maga, donde encuentra calidez también en el lugar ue la maga tiene preparado, con materiales típicos de pegagogía Waldorf, como el arco iris de madera, y con actividades siempre relativas a esa corriente educativa, como el tejer.
Topito tiene la posibilidad de seguir su reloj interior, y descubre que le encanta hablar de él mismo, dedicarse a pintar y cocinar.

Un mensaje muy importante llega entonces a los adultos: está en nosotr@s la capacidad de hacer que nuestr@s hij@s puedan expresarse, puedan tener la libertad de buscar su camino, de equivocarse sin que nadie les riña, de distraerse sin que eso sea considerado un crimen.

topito terremoto

Y aquí no entro en el mérito de si el TDAH es una enfermedad real o no, lo que sé es que l@s niñ@s necesitan un tiempo de compartir de calidad con los adult@s, momentos de juego, momentos de serenidad y ausencia de tareas, momentos donde pueden decir qué les interesa, qué les preocupa, que les hace sentir bien, y qué les hace sentir mal.

Y sobretodo, sobretodo necesitan AMOR, y el amor y la aceptación plena de su existencia, tal como son, porque es tal como son que son perfectos.

topito terremoto

Los “niños acelerados” son la directa consecuencia de un mundo que ha hecho de la rapidez su lema. Quitémonos el reloj, no pensemos en los resultados, mirémonos más a los ojos, y descubriremos que la mejor terapia es la de compartir esta vida confiando en un ritmo más natural y menos ligado a la productividad.

topito terremoto

Ilustraciones

Los collages de Anna Llenas son impresionantes: con pocos detalles y una gama de colores restringidas, Anna tiene la capacidad de evocar mundos y situaciones con extrema facilidad.  Un estilo único y reconocible que enamora desde el primer trazo.

Para qué y para quién.

Sin duda para un público adulto que tenga que replantearse como se relaciona con l@s peques, si les presta la debida atención, si realmente les respeta como respetaría a otro adult@.

Para leerlo con nuestr@s pequeñ@s y mostrar como la falta de escucha puede hacernos sentir mal, y hacernos vivir sin estar presentes a nosotr@s mism@s. Un libro que abre diálogo, que nos hace ver a través de la experiencia bastante extrema y dura de Topito, cuántos pequeños errores cometemos diariamente en nuestra forma de relacionarnos que, aunque sin querer, termina por ser violenta y poco respetuosa.

Más arriba cuando hablo de edad recomendada, indico como edad mínima 5-6 años, pero quiero especificar que con esa edad considero oportuno tener cuidado con algunas expresiones o frases presentes en el libro y que contienen cierta ironía que generalmente puede ser entendida por niñ@s algo más mayores, como de 8-9 años. Aquí en casa leemos la historia modificando un pelín el texto o omitiéndolo.

Aún queda mucho por decir sobre Topito, pero creo que ya podéis haceros una idea más completa de este álbum.
Si te ha gustado la reseña de Topito Terremoto y quieres hacerte con un ejemplar, puedes hacerlo aquí en la Cuentería: haz clic aquí y te llevo.
¡Así colaborarás además a que este proyecto siga adelante!firma Laura

Entradas antiguas
Entradas nuevas
No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?