Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
Inicioálbum ilustradoEl perro negro – un cuento para entender el miedo

El perro negro – un cuento para entender el miedo

cuento el perro negro
El perro negro
Autor: Levi Pinfold
Editorial: Nubeocho

Edad recomendada: a partir de 4 años

Se hace mucho hablar de libros que nos ayuden con la gestión de las emociones, pero a menudo una propuesta que podría ser enriquecedora y sin duda positiva a la hora de acompañar a nuestr@s hij@s en su crecimiento, se reduce a una mera descripción superficial. «El perro negro» es un álbum que va en otro sentido y que nos propone un camino profundo hacia la comprensión de una de las emociones básicas de la cual derivan muchas otras: el miedo. Este cuento nos invita a conocer, a ponernos cara a cara con nuestros miedos, entendiendo cual es su origen y como podemos vencerlos enfrentándonos a ellos


Trama

Una mañana de invierno el papá de la familia ve que hay un perro negro tremendamente grande delante de la puerta de su casa. Muerto de miedo llamará a la policía para que le ayuden y así poder salir de su casa, pero la policía se reirá de él y no le ofrecerá ninguna ayuda. Uno tras otro todos los miembros de la familia verán ese terrible perro negro fuera de casa, un perro que se hace siempre más grande hasta convertirse en un verdadero monstruo gigante. La hija pequeña no le tiene miedo y decide salir para enfrentarse a él. Jugando con el perro hará si que se haga siempre más pequeño hasta convertirse en un perrito de tamaño normal y cariñoso, que entra a formar parte de la familia misma.

Contenidos y Valores

Como es fácil imaginar el perro negro representa el miedo. El miedo que de repente aparece. No sabemos de donde viene pero está allí, pegado a la puerta de nuestra casa, amenazante, y nos impide salir. El miedo nos atrapa, nos pone en alarma, nos bloquea.

En el cuento está muy bien explicado visualmente como el miedo se alimenta de si mismo, haciéndose cada vez más grande. En realidad somos nosotr@s que le dejamos crecer, somos nosotros que lo vemos y lo sentimos siempre más grande, siempre más invencible. El perro negro crece a medida que no queramos mirarle a la cara y que nos escondamos debajo de las mantas.

el perro negro cuento

La visión de una familia entera atrapada por ese perro negro nos propone pensar en la origen de nuestros miedos. El miedo es un instinto que tiene su valor positivo, como todos nuestros instintos básicos. El miedo sirve a ponernos en alerta, a evitar el peligro, a hacer que tengamos especial cuidado en determinados momentos para no poner en riesgo nuestra vida.

Ahora bien, hay miedos «añadidos» y son los miedos que vamos arrastrando de generación en generación, y que heredamos de nuestras  familias. El perro negro nos invita a una lectura profunda del origen del miedo, proponiendo una verdadera análisis sistémica, donde un miedo descontrolado se instala dentro de una familia y afecta a todos sus miembros. Todos están convencidos de que su miedo es real, y al estarlo hacen que realmente lo sea, impidiéndoles vivir.

el perro negro cuento

Chiqui, la hija pequeña, rompe con esta actitud. Sin pensárselo se viste, abre la puerta de su casa y se enfrenta al perro, sin miedo. El juego será su arma: propone al perro un pilla pilla que le verá en dificultad ya que tendrá que hacerse cada vez más pequeño para poder perseguir a la niña. Y tan pequeño se hará hasta que podrá entrar por la puertita del gato.

Chiqui no es solo una niña que encarna los valores de la valentía y de la confianza en si misma. Ella también representa las nuevas generaciones a las que pertenece cambiar la actitud frente a la vida, perdiendo el miedo a salir de una zona de confort erróneamente considerada como tal y que en realidad constituye una barrera, un límite a nuestra apertura mental, cultural, social.

el perro negro cuento

 

El perro negro representa el miedo pero en el cuento se demuestra como somos las personas las que lo identificamos como tal: en realidad lo que se representa es como nosotros nos sentimos frente a las cosas, no las cosas en si. Un giro de perspectiva muy necesario para entender la importancia de nuestra actitud frente a la vida y a las situaciones que se nos presentan.

el perro negro

El final es aún más esclarecedor: el perro pasa de estar fuera de la casa a estar dentro. Ahora todos pueden apreciar que no se trataba de ninguna amenaza, y que todo había sido obra de su imaginación.

Ilustración

No suelo ser de puntuar los álbumes, ¡pero este de verdad que se merece una y más medallas!
Las ilustraciones son espectaculares: hay una doble propuesta estética que ayuda a identificar la diferencia de acción entre el interior de la casa y el exterior. Pinfold elige tonos cálidos para retratar el hogar, y tonos fríos para el exterior, donde se realiza el juego entre la niña y el perro. El juego de colores y correspondencia entre negro, blanco y rosa es muy sugerente y sin duda guía la lectura de la historia con maestría.
Una fusión de estilos, en el que hay una cantidad increíble de detalles que tiran hacia una descripción realística, y elementos que me atrevería a definir oníricos como ya presentimos desde la portada: esa casita rosa en el medio de la nieve y de la nada, es realmente una imagen «de cuento».

Para qué y para quién

La dedicatoria que puso el autor a este libro es clave para su entendimiento

Para mi familia y para todas las familias

Y así es como lo veo: un cuento que nos transmite un mensaje muy importante sobre la necesidad que todo ser humano tiene de enfrentarse a los miedos que se han instalado a raíz de su historia familiar y social. Un libro potente que puede acompañarnos en el análisis de nuestros miedos tan profundamente como necesitemos, y que por eso recomiendo a partir de los 4 años, pero que no tiene una edad tope: es un libro que regalaría a más de un adult@, por no decir a tod@s, ya que el miedo muy fácilmente se instala y nos impide vivir plenamente confiando en nosotr@s mism@s.

Un libro para trabajar la autoestima, la valentía, la capacidad de reconocer nuestros errores (tal como hacen todos los miembros de la familia al final).

el perro negro

Para hablar de racismo y diversidad

Casi siempre se asocia el color negro con todo lo que es malo, y en este cuento también se hace, pero el final del cuento nos ofrece la oportunidad de cambiar completamente el uso de ese color. Lo negro se etiqueta fácilmente como malo, y se rehuye, nos da miedo. Pero la raíz de ese miedo no está en lo que es negro en si, sino en como se ve el negro: como algo negativo.

Hace unos días compartimos una interesante discusión en el grupo FB de Cuentos para una crianza respetuosa justamente sobre este aspecto que se suele dar en los cuentos y vimos como el enfoque de este cuento permite trabajar el concepto de racismo dejando claro como es la perspectiva de quien juzga como negativo la que crea esa negatividad.

En La Cuentería somos muy fan de este cuento y nos hace especial ilusión tenerlo aquí en nuestro catálogo.

¿Y a ti qué te ha parecido este cuento? ¿Lo conocías?
Seguro que podemos enriquecernos tod@s gracias a  tu opinión :)

No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad