Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
Inicioacompañamiento emocionalMapa para educar niños felices

Mapa para educar niños felices

Mpara para educar niños felices

Las palabras de Susanna Isern, llevan acompañando mi viaje en la crianza desde hace muchos años. Lo han hecho conmigo y con mis hijas a través de los cuentos de su autoría que he compartido y sigo compartiendo con mis hijas. Es por eso que no pude que recibir con inmensa alegría Mapa para educar niños felices, el libro de crianza que lleva su firma y que acaba de aterrizar en las librerías de toda España.

Tuve la suerte de tener entre mano este tesoro unos cuantos días antes de su lanzamiento: así que he tenido el tiempo de leer todas sus casi 400 páginas para poderte presentar este que considero un imprescindible para madres y padres en la crianza de l@s niñ@s.

Pero antes de empezar con su reseña, te quiero contar que, como es de costumbre, hemos organizado una bienvenida especial para este libro: a partir de hoy y durante toda la semana podrás encargar tu ejemplar de Mapa para educar niños felices DEDICADO por la mismísima Susanna! un regalo, vamos!

Al leer su reseña espero transmitirte la maravillosa experiencia que ha constituido para mi leerlo. Sin contar la increíble cantidad de apoyo y herramientas que he encontrado entre sus páginas y que me han abierto hacia un crecimiento personal y hacia una mejora en las relaciones con mis hijas, conmigo misma, con mi pareja y en general con el mundo.

Mapa para educar niños felices
Autora: Susanna Isern
Editorial: Vergara – Grupo Penguin Random House
Páginas: 391
Edad Recomendada: lectura para adult@s para el acompañamiento desde el nacimiento hasta la adolescencia

MAPA PARA EDUCAR NIÑOS FELICES

Estructura

Como dice ya su título, este libro está concebido como un mapa. Como el mapa de un metro, con sus líneas que se cruzan y sus paradas.
Así cada línea constituirá un capítulo, y cada capítulo está a su vez dividido en las paradas, que representan los puntos a examinar relativos a ese capítulo.
El mapa está formado por 8 líneas, que representan los aspectos que Susanna quiere proponernos tener en cuenta a la hora de educar a nuestr@s hij@s:

  • comunicación
  • autoestima
  • emociones
  • pensamiento positivo
  • conducta
  • valores
  • herramientas
  • yo

Dentro de cada línea, encontraremos también las claves para reflexionar y/o poner en práctica lo aprendido, un cuento que es siempre la herramienta estrella de Susanna para transmitir un mensaje y potenciar la conexión con nuestro mundo emocional, y una serie de actividades prácticas para realizar con nuestr@s hij@s.

Susanna: una profesional y una madre en constante evolución

Antes de empezar y ahondar en los puntos que toca este libro, considero importante hablar brevemente de su autora y de cómo llega a materializarse este libro.

Susanna Isern

Susanna es psicóloga, profesora universitaria, madre y escritora. Todas sus competencias y experiencias han aportado en la escritura de este libro, y es la misma Susanna que nos habla de sus reflexiones sobre los estudios que cursó y de cómo fue ampliando sus conocimientos sin quedarse nunca estancada en los saberes adquiridos en la carrera. Los cuentos son parte de este recorrido, pues nacen como una herramienta de conexión con la infancia para conseguir un acompañamiento real de sus necesidades. Su maternidad la ha impulsado a cuestionarse cosas y a dar importancia a la intuición, a la escucha de su instinto, un elemento en el que ella no solo funda su camino personal, sino que nos recomienda encarecidamente tener en cuenta a la hora de elegir nuestra forma de criar.

A esto aspira este mapa: ser una guía de base para que cada un@ de nosotr@s pueda reflexionar y actuar en base a lo que es nuestro sentir, estando, además, siempre preparad@s al cambio, al crecimiento, a una evolución de lo que somos hoy.

mapa

Susanna establece con el lector una conexión empática altísima, exponiéndose ella misma en primera persona y contando momentos en los que, al principio de su maternidad, no sabía cómo abordar la situación. Aplaudo su honestidad y la valentía de compartir vivencias tan íntimas que pueden generar hasta controversia. La aplaudo porque nos enseña a ser honestas y honestos con nosotros mismos a la hora de detectar cómo nos sentimos en la crianza, qué nos preocupa, qué es lo que sentimos no funcionar, en qué necesitamos reflexionar.

Pero ¡Atención!: en ningún momento Susanna dice que sus decisiones como madre han de ser las decisiones de todos, no dice que esas son las correctas sino que son las que le han funcionado a ella y a su familia en ese momento determinado. Eso emerge desde el principio hablando de cómo llegó a la conclusión que lo mejor para ella y su familia era practicar el colecho.

Ese fue su camino, esa fue la elección que funcionó para ella y para su familia en aquel determinado momento. Se trata de encontrar la propia. Y este libro, en todo momento, nos invita a ese entendimiento profundo de las necesidades que tienen los miembros de una familia, del rol que tiene el Equipo C (l@s adult@s que desempeñan la crianza en una familia), de la importancia de la observación, de la escucha, de la comunicación. Herramientas para entender y progresar juntos, siendo proactivos, poniéndose en el punto positivo de resolución de un problema, pensando en lo mejor para nuestros hijos y para el equilibrio familiar.

COMUNICACIÓN

La comunicación es la primera línea que Susanna nos invita a explorar. Sin duda es una línea clave, pues es gracias a la comunicación que establecemos con nuestr@s hij@s que podremos fundar nuestra relación y acompañarles en todas las facetas de su vida.
Por eso Susanna habla ampliamente de este tema explicándonos la importancia de prestar atención no solo al lenguaje verbal, sino también al lenguaje del cuerpo que según Albert Mehrabian expresa más que cualquier otro lenguaje lo que sentimos (el impacto emocional de un discurso depende en un 55% del lenguaje corporal). Susanna nos ayuda a entender los estilos de comunicación que existen y a analizar cuáles son los que utilizamos.

A lo largo de esta línea Susanna hará hincapié también en la importancia de la empatía, de la escucha activa y de nuestra predisposición a entender no solo las palabras sino las conductas de nuestr@s pequeñ@s como medio de comunicación de sus necesidades no cubiertas o de sus problemas.

AUTOESTIMA

En esta línea Susanna nos habla de conceptos cuales el autoconocimiento, el autoconcepto y el autoestima.

Es imprescindible que para que una persona confíe en sus posibilidades, tenga una buena autoestima. pero ¿cómo conseguirlo?
Susanna nos da mucha información al respecto, ante todo invitándonos a que nuestr@s hij@s sean capaces de mirarse con objetividad (autoconcepto) y luego sean capaces de expresar cuál es la opinión que tienen de ellos mismos, si se gustan o no tal como son (autoestima).

 

AUTOESTIMA

El gran libro de los superpoderes es sin duda una gran herramienta a la hora de permitir una buena autoestima en l@s peques

También deja claro el rol que tenemos en la construcción de la autoestima, pues no se nace con autoestima alta o baja, esta se va forjando a través de nuestras experiencias vitales.

Aquí es donde Susanna toca el tema del efecto Pigmalión que puede ser tanto positivo como negativo. Podemos promover unas características permitiendo un aumento del autoestima o podemos expresar opiniones negativas sobre las habilidades o mejor dicho sobre la ausencia de habilidades/capacidades de alguien y así provocar una disminución del autoestima. Este fenómeno de la «profecía autocumplida» hace que las expectativas propias y ajenas lleven a las personas a comportarse de tal manera que esas expectativas se acaben cumpliendo.

Como ves esta línea se cruza con la de la comunicación: dependiendo de cómo hablamos a nuestr@s hij@s podremos sostenerles o hundirles.
Por esa misma razón Susanna rehúye del empleo de etiquetas: eres un vago, no vales para eso, eso no se te da bien, eres malo.

Hay que ser conscientes de que como madres y padres influimos en la vida de nuestros hijos y que nuestras palabras tienen que destacar sus virtudes y talentos para que esos se desarrollen.
Esto no significa mentirles o decirles que son los mejores en todo. Sino significa saber destacar su cualidades y el esfuerzo que hacen y que les permite progresar.

EMOCIONES

emocionómetro

El emocionómetro del Inspector Drilo: un libro que ofrece herramientas sobre identificación expresión y regulación emocional

Susanna abre otro capítulo, dedicado a la expresión de la emociones  citando a Ralph Waldo Emerson: “lo que haces grita tanto que no puedo oír lo que dices”. Volvemos al tema de la comunicación y de la expresión corporal.

Todo, como ves, forma parte de un únicum. y por eso este mapa tiene tantas coincidencias.

En este capítulo Susanna se explaya analizando las emociones básicas dejando claro que ninguna se puede considerar como negativa pues la vivencias de todas no solo es necesaria sino que es inevitable a lo largo de toda nuestra vida. Ahora bien, es importante qué hacemos con ellas pues identificarlas expresarlas y regularlas son los pasos fundamentales para desarrollar una buena inteligencia emocional. Sí, porque la inteligencia emocional es la que nos permite desenvolver entre los sucesos de la vida, ser capaces de buscar soluciones y de hacer que una situación que llegue a determinarse no nos hunda.

Hablando de cada emoción, Susanna dedica especial espacio al miedo, pues es una emoción que a menudo nos preocupa y que, sin embargo surge de forma espontánea como fase del desarrollo.

Así es pues el miedo es una emoción necesaria para nuestra supervivencia, con lo cual hay que tener en cuenta cuando la sentimos.
La autora individua los miedos principales y cómo acompañarlos y además nos facilita una tabla de los miedos recurrentes que surgen en la infancia, durante cuanto tiempo se mantienen y cuando van creciendo o disminuyendo hasta desaparecer. Es una tabla orientativa, pero muy útil a la hora de saber que hay miedos que pueden permanecer durante años y que se trata de algo que no debe crear alarmismos.

A mi personalmente me ha resultado muy útil leer lo que Susanna comenta sobre el enfado y sobre los que define pensamientos de leña y pensamientos de agua. Visualizando el enfado como un fuego, los pensamientos de leña son los que alimentan este fuego y los pensamientos de agua son los que lo apaciguan y que nos permiten llegar a controlar la emoción y a no ser controlados por ella. Una imagen sin duda acertada que podremos recordar con facilidad para aplicarla a nosotros como adult@s y también para explicar a nuestr@s pequeños y ayudarles así a gestionar esa emoción.

PENSAMIENTO POSITIVO

Serán nuestros pensamientos los que decidan cómo nos sentimos en cada momento, independientemente de las vivencias que hayamos tenido.

Esta gran verdad que transmite Susanna en su libro es, sin duda para mi un nuevo elemento de reflexión sobre el que no me había parado nunca a reflexionar y que ahora me parece un imprescindible. Esa forma en la que nos predisponemos a vivir nuestra vida es sin duda a tenr en cuenta y ya he empezado a trabajarlo a nivel personal gracias al Registro de Pensamientos que nos invita a tener Susanna.

Y sí, porque para poder acompañar a nustr@s peques alrededor de los que son sus pensamientos positivos o negativos, tenemos que entender y vivr en nosotros estas reflexiones.

Evidentemente cambiar del hoy al mañana es imposible, y convertirnos en psicólogos y expertos, pero los pequeños cambios que podamos implementar no deberían faltar, y nos permitirán ir cambiando las cosas poco a poco. ¡Esto es, sin duda, un pensamiento positivo!

EL CONECTOR DEL AMOR

Susanna lo deja claro: hay que dar amor a raudales a nuestros hijos, nada de que sí le damos afecto se malcrían.

el conector del amor

Pero también Susanna es clara en que dar amor no significa meter a nuestr@s hij@s en una burbuja para que no conozcan el esfuerzo, la frustración, la tristeza, en enfado o los límites. Todo lo contrario. Es nuestra responsabilidad hacer que crezcan conociendo el mundo que les rodea pero con nuestra presencia, estando seguros de que vamos a estar a su lado para ayudarles en su proceso de conocimiento de la realidad.

Y el conector del amor es la base de todo. Por allí pasan todas las líneas de nuestro mapa. Siempre que nos sintamos perdidos Susanna nos aconseja volver allí, volver a lo que nunca puede faltar, a lo que mueve todo nuestro hacer. Es sin duda un consejo a tener en cuenta.

LA CONDUCTA

Susanna nos propone analizar la corriente psicológica del conductismo evidenciando cuál ha sido su relación con esta corriente psicológica y su evolución tanto profesional como de madre con respecto a esto.

Se trata de una corriente que quería, trámite privaciones o premios, modelar la conducta. Crear malestar a los niños para evitar que repitieran una conducta.

El refuerzo positivo ha sido la cara que menos dura la parecía a Susanna y la que en un principio utilizó. Pero no tardó en darse cuenta de que preocuparse por modificar la conducta de un niñ@ sin que esta estuviera en armonía con su pensamiento y la emoción no tenía ningún sentido.
Si no nos encargamos de esto, significa que estamos educando de una manera superficial y que no hay una interiorización de los valores que queremos transmitir. Los niños terminarán por actuar no en base a un entendimiento profundo, sino para evitar un castigo o para conseguir un premio.

autonomía

Así que ni premios ni castigo sino diálogo y confianza en el diálogo. En el caso de que no se cumplan las normas que hayan sido previamente consensuadas (nada de «esto se hace así porque lo digo yo») habrá consecuencias naturales o pactadas anteriormente con l@s peques. Si se ha establecido por ejemplo que al entrar en casa hay que dejar colgado los abrigos en los percheros, si esto no se hace se recuerda que se ha pactado hacerlo. Nada de castigo, de ningún tipo.

Susanna lo deja claro: “… el daño, el sufrimiento y el malestar a los hijos no son educativos. No funcionan como vehículo para desempeñar un proceso e crianza exitoso. Eso significa que si los empleas ni educas, ni respetas.” 

No puedo estar más que de acuerdo y además me siento agradecida a Susanna por dejarlo claro, porque hay acciones que no son opciones. Estas dañan a l@s niñ@s y su integridad, por lo tanto no pueden considerarse un estilo de crianza.

VALORES

En esta línea, Susanna nos invita a explorar esos valores de base que cree firmemente que debemos transmitir a nuestr@s hij@s: la empatía, la gratitud y la amabilidad, la flexibilidad, la paciencia, la honestidad, el esfuerzo.

Es interesante ver cómo sin tener nosotros mismos estos valores tendremos dificultad en construir nuestro propio mapa. Y es precisamente por eso que Susanna identifica estos como valores de base, porque nos sirven a lo largo de la vida para asegurar no solo el bienestar nuestro sino también de los demás: esto es algo que siempre tenemos que tener presente. Somos seres sociales y no vivimos aislado: ocuparse de uno mismo no es suficiente para realizar plenamente el camino de la vida.

En este capítulo Susanna recurre a un cuento por cada valor y a una serie de preguntas después del mismo para que podamos reflexionar con más facilidad sobre ellos.

Ponte en mi lugar

Ponte en mi lugar: un álbum precioso en el que Susanna nos inivita a reflexionar sobre la importancia de la empatía

HERRAMIENTAS

Ya llegando al final del libro, Susanna nos comparte toda una serie de herramientas que considera útiles y que ella misma emplea en su día a día como madre, a la hora de transmitir valores y establecer una comunicación fluida con sus hijos.

Entre estas herramienta se encuentran, como no, los cuentos. Descubrimos así como Susanna llegó a unir el camino de la psicología con el de escritora: descubrió el poderoso valor del cuento “que, con su metáfora, accede al inconsciente, y una vez allí, deja unas semillas sin imposiciones.” Los cuentos, si bien escogidos y bien ofrecidos constituyen una increíble puerta al mundo emocional de cada persona que permiten un entendimiento profundo de esa emoción y por lo tanto permiten intervenir sobre un malestar emocional.

Junto con los cuentos Susanna habla del juego y e su importancia básica, de la creatividad, del cine, de la creatividad. Y nos invita a crear nuestra propia caja de herramientas. Una vez más, Susanna nos brinda el poder de elegir, de sentir cómo establecer esa conexión que queremos crear con nuestr@s hij@s para poder disfrutar de este gran viaje de la crianza. Y así llegamos a la última línea, la última que es sin duda a la vez la primera, pues sin ella, nada de todo lo nombrado es posible.

YO

Susanna nos invita a escucharnos, a escuchar nuestr@ niñ@ interior a saber preguntarnos sobre nuestra infancia, a descubrir cuales son nuestras necesidades que no se han quedado resueltas y a buscar desde el adult@ que somos de compensar esas faltas y de comprender nuestras vivencias.

Nos anima a que nos escuchemos y que nos demos la importancia que merecemos en este viaje, porque si no estamos bien física y emocionalmente no podremos acompañar como se merecen nuestr@s hij@s y nuestro viaje de crianza se nos hará cuesta arriba. Hay que cuidarse, satisfacer momentos de distensión que nos permiten estar presentes con mayores recursos y energías, que nos harán desenvolver con la justa creatividad para adecuarnos a los retos que, día tras día, la vida nos propone.

CONCLUSIONES PERSONALES

Este libro me ha ha hecho muchos regalos, pero sin duda el más importante es haber subido mi autoestima con respecto a las posibilidades de mejorar mi vida. El enfoque global sobre la crianza, ha tenido el reflejo de tener un enfoque global en mí como persona y todas las necesidades de acompañamiento que tiene la infancia me ha mostrado no solo que yo puedo satisfacerlas sino que puedo también satisfacerlas gracias a mi misma!

Mapa para educar niños felices es un libro que empodera, que nos reconoce el valor que tenemos como personas. Susanna en este libro es una profesional cercana y a la vez una voz amiga que me sonríe, me comprende y me susurra al oído las exactas palabras que necesito para poner orden en mi caos emocional. Ha disipado dudas, ha creado reflexiones, ha ofrecido herramientas, ha escuchado y comprendido. Ha aceptado y me ha también animado. Conseguir hacer esto a través de las páginas de un libro es pura magia. La magia infinita que, estoy segura, nunca dejará de brotar del alma y de la pluma de Susanna Isern.


Sé que esta reseña ha sido un poco larga, pero es lo mínimo que podía escribir para intentar transmitir la grandeza de su contenido, y os aseguro que me he dejado mucho en el tintero.

Mapa para educar niños felices es un libro que merece ser leído de principio a fin, y releído en cualquier momento sentimos la necesidad de encontrar un apoyo, un mapa que nos ayude a encontrar de nuevo el camino. 

Esta semana, además, tenéis la oportunidad de tenerlo DEDICADO por la misma Susanna Isern, encargándolo aquí a través de La Cuentería. No pierdas la ocasión, será un doble regalo para ti, para tu crianza, y para toda la familia.

Entradas antiguas
Entradas nuevas
No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad