Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaLos vecinos

Los vecinos

LOS VECINOS

El otoño ya está aquí y es hora de retomar las riendas del blog para contaros las maravillosas novedades que están empezando a salir. Hoy quiero hablaros de Los vecinos, un álbum ilustrado que me ha parecido muy interesante por su lectura jocosa, por la curiosidad que nos despierta y por el asombro que puede generar.

Los vecinos
Autora: Einat Tsarfati
Editorial: Tramuntana

Edad recomendada: a partir de 4 años

Trama

Llegada a su bloque, la niña que protagoniza este álbum nos invita a subir con ella los escalones que la separan de su piso. En el recorrido irá pasando delante de las seis puertas, una por cada una de las plantas que sube, y nos contará lo que esconden -o lo que ella se imagina-. Finalmente llegará a la última planta donde se encuentra su piso, que parece absolutamente normal, pero que esconde un secreto ¡muy especial!

LOS VECINOS

Contenidos y Valores

Los vecinos es el primer álbum de la ilustradora y autora israelí Einat Tserfati, una mujer que antes de lanzarse al mundo editorial ha trabajado en muchísimos proyectos gráficos, desplegando su capacidad artística en una increíble variedad de estilos. ¡Como primer álbum me parece un estreno de lo más prometedor!

Hay muchos cuentos que se centran en ese punto un poco voyeur de investigar y descubrir la vida de las personas que viven muy cerca de nosotros pero con los que no compartimos absolutamente nada más que esa cercanía física.  Pienso en Maravillosos vecinos, Mi vecino de abajo, Mis vecinos los piratas o en la novela En la calle mayor, solo por citar algunos.

Esta fascinación deriva en realidad de la misma fascinación que tenemos por los cuentos y las historias: ¿no son, acaso, las personas como historias andantes, con sus tramas, sus personajes, su pasado que justifica y explica el presente? De allí que en la literatura se cuente de ese interés que tenemos las personas por las otras, y claro está que después de investigar en nuestras familias y amistades, las que más fácilmente tendemos a analizar son las que conocemos sin conocer, las que nos ofrecen indirectamente muchos indicios sobre los que ponernos a cavilar y a imaginar: esos vecinos de los que nos separa solo una pared, o un piso o un techo.

LOS VECINOS

Por esa misma razón, un álbum que se llama Los vecinos, con una portada que cuenta precisamente esa mirada curiosa e intrigada que asoma detrás de una puerta entreabierta y que esconde una serie de objetos que no tienen aparentemente relación entre si, nos atrapa desde el primer momento. Antes de abrir la portada nos preguntamos: ¿Qué se esconde aquí? ¿Qué está pasando en casa de estos vecinos?

Al abrir el libro nos encontramos a nuestra protagonista que camina por la calle y que se dirige hacia su edificio y nos va contando que hay siete plantas y siete puertas que lo componen. -¡Ay, ese número siete que tanto vuelve en literatura!-
Iremos subiendo con ella una planta tras otra ya rebosantes de curiosidad por ver como son las mismísimas puertas, pleno reflejo de su interior. La primera es una puerta llena de cerrojos de todo tipo. En ese piso viven una familia de ladrones que guardan entre sus paredes los tesoros más grandes del mundo.

Ya desde esta primera descripción dejada a la imagen, entendemos la espectacularidad que esconde el cuento: nos mostrará situaciones muy peculiares y con ese punto de absurdo que nos impulsará a seguir en la lectura. 

Pero quiero pararme a analizar un poco más esta primera escena, porque así como lo hacemos con ella podremos hacerlo con todas las demás que irán apareciendo a lo largo de la historia.
La familia de ladrones reúne muchos factores interesantes: pese a ser tremendamente inusual, la relación entre los miembros de la familia es de lo más normal, bastará fijarnos en el papá y la hija que están sentados en el suelo jugando a poner en equilibrio unas piezas. Lo curioso es que sean diamantes, y es justo allí donde se despierta la chispa de «todo es posible». Esto es lo que más me ha gustado de este álbum: el hecho de hacernos ver lo extraordinario en lo normal y lo normal en lo extraordinario, centrando un mensaje tremendamente certero en la vida, y es que depende de nosotr@s lo que hagamos con lo que tenemos y con lo que nos pasa en nuestro día a día.

LOS VECINOS

Seguimos explorando el edificio y sus fantásticos habitantes, hasta llegar a la última planta, donde se encuentra finalmente la casa de nuestra protagonista pelirroja -otra protagonista más con este especial color de pelo, tanto amado en la lij, como nos recuerda Román Belmonte en su blog-.
Su familia no nos sorprende, es una familia normal, y su casa tiene una decoración también normal. Pero en seguida la aceptamos como punto final cuando, pese a su normalidad, tienen ese amor tan especial hacia su hija -tanto como madres o padres que como hij@s no tardaremos nada en identificarnos con esta escena-. Pero como es justo que sea, nuestra autora no nos decepciona y nos regala otro final, que desvela la verdadera naturaleza de su familia.

Nos llega claro el mensaje: no nos quedemos en la superficie, no pensemos que la vida no tiene nada excepcional, y menos aún la nuestra, que pese a parecernos aburrida esconde algo único y verdaderamente mágico.

LOS VECINOS

Ilustraciones

Hablar de este álbum sin subrayar el excelente equilibrio entre palabra e imagen  que ha sabido construir Einat Tsarfati es como no hablar de él. Muchos detalles de la narración están dejados a la ilustración, que se sitúa en un contrapunto irónico e humorístico con respecto al texto. Un poco también como pasa con Un gran perro, recientemente editado por Libre albedrío.
Encantada de ver también como no hay estereotipos de género, ni posturas artificiales en la representación de los personajes, aún consiguiendo usar nuestro imaginario de referencia para hacer claros paralelos y comparaciones, como acontece en la escena del apartamento del corsario y de su novia. Un trabajo lleno de cuidado y detalles, para perderse en ello y disfrutarlo.

LOS VECINOS

Para qué y para quién

Como siempre cuando un álbum ilustrado es un buen álbum no tiene edad. Identifico una edad mínima que ronda los cuatro años, pero a partir de allí me resultaría difícil ponerle un límite. Yo personalmente lo he disfrutado muchísimo, y mis hijas de seis y doce también.
Es un álbum que despierta la curiosidad, que estimula la imaginación y las referencias a otros mundos literarios y no literarios. Un álbum completo, estructurado de una forma exquisitamente inteligente, que nos regala un final en el que se celebran la imaginación, la autoestima, el amor familiar y la creatividad. 

Este tesoro entra a formar parte de la tienda online de La Cuentería y hoy también formará parte de la promo de otoño, así que hoy -y solo hoy- lo podréis pedir con ENVÍO GRATIS.comprarEspero que la reseña te haya gustado y haya sido útil para descubrirte este álbum. ¡Estaré encantada si querrás dejarme un comentario con tu opinión!firma Laura

No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad