Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaLila la pequeña libélula – reseña promo y entrevista

Lila la pequeña libélula – reseña promo y entrevista

Hace tiempo que quiero hablaros de Lila la pequeña libélula, y hoy por fin se han conjuntado los astros y mi agenda para que esto pudiera acontecer. Además tengo la oportunidad no solo de haceros llegar mi lectura de esta maravilla de álbum , sino también de haceros conocer más de cerca a David Gómez, su autor, que nos cuenta cómo nació la idea de Lila y de su historia.

Y como David es un sol, me ha dado su disponibilidad para DEDICAR su cuento: tienes toda la semana para pedir tu ejemplar aquí en La Cuentería, pero no te demores ya que la primera edición ya se está agotando y tenemos un número de ejemplares limitados disponibles.

Sé, además, que en cuanto leas la reseña de este álbum te será difícil pensártelo dos veces, ya que tanto el texto como la ilustración fascinan por su equilibrio, su fuerza, su belleza narrativa y ni hablar de su mensaje.
Vamos a conocerlo con todo detalle.

Lila la pequeña libélula

Autor@s: David Gómez, Carolina Luzón
Editorial: Pábilo
Edad Recomendada Orientativa: desde los 3 años

Trama

Lila es una pequeña libélula que vive en una charca con su madre y sus hermanos. Lila es la más pequeñas de todos pero también la más atrevida y movida, la que no para un momento! A Lila le pasa que se preocupa a menudo por lo que toca hacer: le gusta tenerlo todo controlado,pero cada dos por tres se olvida del plan. Su madre entones encuentra una solución para hacer que Lila se sienta más tranquila: usa una agenda donde anota el plan del día a Lila, así Lila puede controlar en todo momento qué toca hacer.

Contenido y Valores

Cuando tuve entre manos el álbum de Lila la pequeña libélula fue amor a primera vista. Las ilustraciones me cautivaron, y cuando un álbum te entra por los ojos ya tiene medio camino recorrido para que me enamore. Pagina tras página la historia de Lila iba construyéndose alrededor mío y dentro mío, haciéndome revivir momentos de mi maternidad, momentos en los que como madre vas aprendiendo a serlo, porque no hay otro manual que el que te entrega tu propi@ hij@ en el tiempo real de su vida.

Lila es única y especial, con su alita rota, su pequeñez y su energía deslumbrante. La mamá de Lila la mira, la escucha, la comprende y no la juzga en su necesidad, pero también reconoce sus límites y se da cuenta de que saber acompañar a Lila en sus necesidades a veces acaba con su paciencia. Allí empieza el trabajo de creatividad que supone la maternidad: empezar a ponerse en búsqueda de soluciones, ideas, propuestas que encajen con la realidad de las necesidades de su hij@ y las suyas propias, hacer que ambos cuadren, sin silenciar ninguna de l@s dos.

lila la pequeña libelula

Y así la madre de Lila da con una solución que satisface ambas y ambas empiezan a sentirse más felices, más relajadas, pudiendo disfrutar del día a día.

Sin duda cuando leí el álbum de Lila lo hice buscando esa perspectiva que se sugiere en la misma contraportada: “Lila simboliza el día a día de las familias que conviven con las particularidades del trastorno del espectro autista”. Aunque esta frase sea cierta, lo que me ha gustado de la historia de Lila es que llega a mucho más. Como escribí un poco más arriba, la historia de nuestra pequeña libélula es representativa de una realidad mucho más universal, y es en esta universalidad que encontramos literatura: una historia que toca principios universales, que cuenta la realidad de las relaciones madre-hij@, que habla de las dificultades que tod@ peque vive al ir creciendo, teniendo que descubrir el funcionamiento de las relaciones, la existencia de las normas sociales.

lila la pequeña libelula

La necesidad de Lila es muy común en peques con espectro autista, y en este sentido es una historia que toca aún más de cerca a las personas que viven esas necesidad en concreto: la ansiedad frente a lo que va a acontecer, la planificación del día, la necesidad de rutinas que ayudan a mantener a freno la ansiedad. 

Aunque, otra vez, me veo reflejada en los primeros años de vida de mis pequeñas, cuando seguíamos con mucha más “rigidez” una rutina diaria, porque nos ayudaba a vivir con más serenidad. Poco a poco las peques van creciendo y esa rutina va cambiando amoldándose a las nuevas necesidades que tienen ellas y también Daniel y yo como padre y madre.

lila la pequeña libélula

La narración del álbum de Lila sigue la estructura de nudo desenlace, pero además se queda abierta a la aparición de futuros retos, de futuros nudos y experiencias que resolver y que vivir, transmitiendo un mensaje muy importante sobre la necesidad de un aprendizaje continuo, sobre la realidad de la vida que siempre nos ofrece algo nuevo que conocer, saborear y saber disfrutar desde la perspectiva de cada un@.

Ilustraciones

Como te comenté al principio de la reseña, Lila la pequeña libélula es un álbum que entra por los ojos: la capacidad de retratar la realidad pero de enfocar detalles y peculiares perspectivas de Carolina Luzón es asombrosa. La combinación de colores, la mezcla de collage y trazos todo tiende a un equilibrio en la composición e la imagen que asombra y que sinceramente constituye un placer para los ojos. Un trabajo vibrante y emotivo, que construye significado a cada pincelada.

Para qué y para quién

Un álbum que toca especialmente la fibra de quienes se relacionan con niñ@s autistas y que puede constituir además una herramienta muy útil para entender la necesidad de buscar respuestas especiales frente a necesidades especiales. Un álbum que nos habla de diversidad, de unicidad, de maternidad y paternidad, de la vida misma, de la mirada positiva con la que hay que enfrentarse a las cosas acogiendo la realidad y nuestra responsabilidad en lo que vivimos y creando desde allí nuestra peculiar forma de darle sentido y de gozarlo.

Ahora que conoces más Lila la pequeña libélula, sé que entiendes la razón por la que te la presentado con tanto entusiasmo. Si quieres que Lila entre a formar parte de tu biblioteca, personal o de aula, puedes pedirlo aquí y DEDICADO por su autor.

EJEMPLAR DEDICADO

David es un lujo de persona, y eso hace que la firma en su libro tenga un valor especial. Para muestra una entrevista, la que me concedió con su tremenda disponibilidad y que nos cuenta mucho alrededor de Lila y de su manera de vivir los cuentos y la literatura, tanto a nivel familiar como a nivel profesional. ¡Te sorprenderá!

entrevista David Gómez

LA CUENTERÍA ENTREVISTA A DAVID GÓMEZ

– Tu pasión por la literatura infantil y por la creación de cuentos ha 
ido desarrollándose a través de proyectos propios, personales, familiares
y colaborativos. Pero si tuvieras que marcar un momento en el que
entendiste que la literatura era fundamental en tu vida ¿Qué momento
marcarías?

La literatura siempre ha estado presente en mi vida. Desde pequeño ya oía atento las historias que me contaba mi padre junto a mis hermanos.

Siempre he andado rodeado de libros de alguna u otra manera. Muy jovencito ya trabajaba como agente de zona de Círculo de Lectores para ganar algún “dinerillo”. Me encantaba el momento en el que llegaban las cajas a casa y los libros se extendían por el suelo de toda la habitación a la espera de ir preparando los pedidos. Tanto libro junto, que bonita estampa y que olor tan sugerente.

También trabajé como chico para todo en una empresa de Artes Gráficas de San Fernando (Cádiz). Allí aprendí mucho sobre el mundo de la edición y el fotomontaje. Guardo en mi retina los recuerdos de las horas que pasaba en la sala de revelado bajo la luz roja que la iluminaba y el olor tan particular que desprendían los líquidos reveladores.

Cuando llegó la hora de estudiar en la Universidad, lo tuve claro. Salí de Cádiz dirección a Granada a estudiar Biblioteconomía y Documentación. Era un camino lógico, ¿cómo iba a estudiar otra carrera? Me lo pasé en grande los cincos años que duró la licenciatura. El mundo de las bibliotecas me enamoró más aún si cabe.

 

Todo esto para decirte que, a pesar de lo contado, hace relativamente poco tiempo que entendí que la literatura era fundamental en mi vida, en la vida de mi familia. De hecho, hace no más de cinco años.

Mi primer hijo, Sergio, diagnosticado de autismo desde los dos años y tres meses, llegó a los cinco sin lenguaje. En este trastorno el lenguaje puede que aparezca o puede que no. Para nosotros, la lectura en voz alta, fue un ingrediente importante en su desarrollo. Noche tras noche, leíamos un álbum ilustrado tras otro al lado de su cama. De primeras, todo caía en un cajón desastre. Pero, poco a poco, su interés por la lectura, por lo que veía y por lo que oía, fue despertando a Sergio. El lenguaje surgió, entre otros motivos, por la lectura, por la literatura. Ahora con diez años, Sergio es un lector empedernido y un gran creador de historias. El mejor regalo que he podido hacer a mi hijo ha sido el amor por los cuentos. No hay nada de lo que esté más orgulloso.

La literatura nos une por hilo imperceptible pero indestructible. Los dos creamos historias, cada uno a su manera. Él para el mundo y yo para él.

LILA LA PEQUEÑA LIBELULA
– Tu blog personal me parece interesantísimo por muchas razones: primero
porque es un compartir muy íntimo de una vivencia tuya y de tu hijo
Sergio que resulta inspiradora a la hora de compartir momentos de
creatividad con l@s niñ@s, y también porque nos invita a aceptar con
mucha libertad la imaginación infantil, algo que en muchas ocasiones
cuesta ¿No te parece?

Aunque el blog comenzó siendo una cosa ha terminado discurriendo por otros caminos. En su génesis, Sergio y yo nos divertíamos tanto con nuestras lecturas conjuntas, que quisimos compartirlo con el mundo. Hacíamos reseñas, a medias, de álbumes que íbamos adquiriendo. Nos lo pasábamos genial.

Ahora, el blog se ha convertido en el canal donde compartimos las historias que Sergio va creando. Eran tan maravillosas que no podían quedarse guardadas en un cajón. En la discapacidad hay muchas capacidades y, la de mi hijo, es crear mundos fantásticos. Sus historias, sus personajes, sus títulos… son alocados, inocentes, frenéticos… En ellas, como conozco sus lecturas, identifico muchos guiños a otros cuentos de su biblioteca personal. ¿No es maravilloso?

Si algo tenía claro cuando comencé a ejercer de escriba de Sergio, era que no iba a poner puertas a su imaginación. Nadar entre su universo creativo es una experiencia sensorial.

Tengo que decir que, aunque Sergio tiene un lenguaje fluido, a veces le cuesta organizar bien las frases o conjugar correctamente las formas verbales. Es justo en ese punto donde suelo intervenir. Para mí es una gran oportunidad para trabajar con él la comunicación y el lenguaje en contexto natural.

Sergio me está enseñando mucho. No deja de sorprenderme.


– Lila la pequeña libélula es una historia que nace inspirada en una
necesidad personal y familiar ¿Cómo nació la idea?

Lila es una historia que salió sola cuando me puse a escribirla. Tengo tanto que contar que, para mí, lo difícil es cortar. Más aún, en el formato de álbum ilustrado donde la imagen y el texto deben jugar al equilibrio. Aunque siempre me ha gustado escribir, nunca lo he hecho de manera sistemática. Ni mucho menos para que lo lea la gente. Para mí esto era un salto al vacío.

Mi idea con Lila, era usar la ficción para hablar de algunas particularidades del autismo sin necesidad de hablar de manera expresa. Soy defensor de hablar con naturalidad, de hablar naturalizando… pero naturalizar no implica poner etiquetas.

Estoy seguro que nuestra pequeña libélula y su historia ha servido para que muchos niños y niñas se sientan identificados e identificadas con ella sin necesidad de tener autismo. Es más, estoy seguro que muchos padres y madres habrán visto reflejados a sus hijos e hijas en algunas de las particularidades del carácter de Lila.

Ahora bien, para las familias a las que le toque de cerca la historia, este álbum, tiene un toque especial. Es evidente.


– Carolina Luzón ha hecho un trabajo precioso sobre tu texto ¿Cómo
surgió la colaboración?

Hace mucho que conozco a Carolina. Desde que conocí su arte me enamoró profundamente su delicadeza. Recuerdo su serie de Elefantes. La expresividad de los ojos de esos grandes paquidermos era tan real que parecían hablarte cuando los mirabas. La pintora de la corte del Rey Elefante. Así la llamó, en la prensa escrita, el periodista Tico Medina. No era para menos. Actualmente, yo ampliaría ese título al de pintora de la corte del Reino Animal. Dibuja los animales como nadie.

Si a todo esto, le añades su técnica mixta con collage, obtienes unos resultados mágicos como el que yo he disfrutado con Lila.

Tiene otro álbum, del que es autora e ilustradora, publicado en Argentina, por Quipu, que es otra maravilla: “¿Por qué las suricatas miran al cielo?

Sus álbumes son para niños, niñas y adultos. Su apuesta, poner en valor el dibujo y las composiciones complejas para todas las edades.

Nuestra colaboración surgió de la manera más natural. Carolina ya había compartido conmigo varios de sus proyectos de álbumes ilustrados. Conversábamos mucho entorno a estos temas. Un día, vía mensaje privado en Facebook, me puso encima de la mesa la propuesta. Sabía de mi pasión por el mundo de la literatura infantil y quería ilustrar algo escrito por mí, que tuviera un trasfondo social como el que, al final, tuvo Lila.

Suelo embarcarme en todo. Soy inquieto y explorador por naturaleza. Tan pronto como me lo dijo, me puse manos a la obra. Mi cabeza no paró de dar vueltas en las semanas posteriores. Cuando tuve la idea clara, me puse a escribir. Eso ya te lo he explicado en la pregunta anterior.

Disfruté como un niño con zapatos nuevos todo el proceso de creación de Carolina. ¡Fue tan maravilloso ver mi historia trasladada a imágenes fascículo a fascículo!

El tándem Carolina – David sigue trabajando, así que ¡atentos y atentas!

– Hay muchas personas que juzgan la existencia de “cuentos para”, es decir
de cuentos que son pensados como herramienta para ayudar a l@s niñ@s en
la comprensión de determinados conceptos. Se considera que madres y
padres deben de buscar sus herramientas fuera de la literatura ¿Qué
opinas al respecto? ¿Cómo consideras a Lila en este sentido?

Creo que, en cierta medida, he respondido a esta pregunta un poco más arriba.

A este respecto tengo una opinión muy clara. La literatura infantil es un buen canal para hacer llegar valores a los niños y niñas. Siempre lo ha sido ¿verdad? Detrás de toda historia hay un mensaje que, de alguna manera u otra, cala en sus cabezas y corazones. Mensajes que pueden cambiar la manera en la que observan el mundo.

El problema es cuando el mensaje es muy evidente, cuando se torna en simpleza, cuando se infantiliza.

¿Si no supieras lo que sabes sobre la historia de Lila, identificarías que el autismo anda por detrás?

– Como lector ¿qué es lo que buscas en un álbum ilustrado? ¿Cuál es el
ingrediente que no puede faltar para que te guste?

Como amante del álbum ilustrado lo que busco es el equilibrio perfecto entre texto e imagen. Me encantan los álbumes de múltiples lecturas, esos que coges una y otra vez y vas descubriendo nuevos detalles o tramas.

El ingrediente que no puede faltar es el ritmo.

– ¿Por qué no comprarías nunca un álbum ilustrado?

Te respondo al revés. Para comprar un álbum todo debe estar en perfecta armonía: la historia, el título, las ilustraciones (portada, guardas, interior), el tipo de letra, el tipo de papel (portada e interior) … En definitiva, debe estar bien editado.

– Pensando en tu infancia, ¿recuerdas cuál era el cuento que más te 
fascinaba?

Fíjate que no te voy a decir ningún cuento, sino una historia. “La historia interminable” de Michael Ende. La leí antes de adentrarme en el mundo adolescente y fue un viaje único. Recuerdo los rincones a los que me escapaba para leerla. Era todo un ritual. Mi pena es no conservar ese ejemplar.

Ahora, de adulto, te podría enumerar muchos títulos, muchos autores y autoras, muchos ilustradores e ilustradoras y muchas editoriales de cabecera. La literatura infantil y juvenil me tiene locamente enamorado. ¡Hay tanta calidad!

– ¿Tienes nuevos proyectos literarios? Si es que sí, ¿puedes contarnos de
qué se trata?

Tengo, sí que tengo. ¡Qué ilusión! Uno a punto de salir, a la vuelta de navidades, que tiene que ver con las alocadas historias de Sergio. Hasta ahí puedo leer. ¡Estoy tan feliz y emocionado!

Otro, en común con Carolina como ilustradora, donde me acompaña Susana Peix en coautoría del texto, que está moviéndose por editoriales a la espera de que enamore a alguna. Estoy seguro que saldrá. ¡Es una maravilla!

Además, sigo escribiendo. Algunas nuevas historias comienzan a trasladarse al papel en forma de lluvia de ideas.


Leer a David es como tomar una bocanada de aire fresco, ¿no te da a ti también esta sensación?
En todas las conversaciones que he tenido con él, me ha transmitido una positividad y una energía desbordante, una pasión vital que contagia y que es capaz de hacer ver con claridad la grandiosa oportunidad que tenemos al estar viv@s, aquí y ahora.

Como te comenté al principio del post, David está disponible para dedicar tu ejemplar de Lila la pequeña libélula: tienes tiempo hasta el domingo 2 de diciembre para pedir tu ejemplar aquí! No pierdas esta oportunidad!

 

 

No hay comentarios

Deja tu comentario