Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaLectoescritura Respetuosa: aprender a leer y escribir es un juego

Lectoescritura Respetuosa: aprender a leer y escribir es un juego

lectoescritura

¡Cuando empecé a preparar este post sobre lectoescritura no sabía en el percal en que iba a meterme! Ante todo quiero aclarar que no soy ninguna guía Montessori, ni maestra, ni acompañante de escuela libre. Soy una madre que está acompañando su hija en un proceso de lectoescritura.

La idea de escribir este post nace de las ganas de compartir un proceso que estamos viviendo en nuestra familia y que nos está entusiasmando. Gracias a esta experiencia directa que estamos haciendo, he podido entender que los miedos que tenía al respecto de este aprendizaje que consideramos tan crucial no tenían ningún fundamento, y que lo único que importa, como siempre, es saber escuchar y observar a nuestr@s peques para acompañar.

Mano a mano que iba dando forma a este artículo, me di cuenta de que no podía hablar de lectoescritura sin más. Vi muy clara la necesidad de expresar como ese proceso tan complejo y fascinante se enmarca dentro de otro mucho más amplio. Así que he sentido la necesidad de dar un paso atrás y de empezar contando lo que vino antes de este momento y de enlazarlo con nuestras vivencias anteriores sobre el concepto de crianza, educación y autorregulación.

Hace ya muchos años que mi maternidad, la crianza y la educación de mis hijas me llevaron a investigar sobre la validez de los métodos tradicionales de enseñanza y más en general sobre las formas de relacionarnos con l@s niñ@s.

Esto ha hecho sí que cuestionara la escolarización en los actuales centros educativos como forma respetuosa de educar. No hacerlo hubiese significado pasar por alto la información que tengo – y a la que hoy en día se puede acceder con facilidad-  sobre la forma en la que las personas aprendemos. La neurociencia ha empezado a demostrar científicamente lo que much@s educador@s descubrieron empíricamente hace tiempo, experimentando sobre su propia piel y la de sus hij@s y luego de otr@s niñ@s.
El aprendizaje se basa en la emoción.
Aprendemos lo que nos gusta, aprendemos lo que queremos aprender.

Con Mirella descubrimos todo este mundo cuando ya había empezado a ir a infantil. Pero igualmente vivimos con ella una experiencia muy profunda  de desescolarización que duró cuatro años. Ahora Mirella cursa su primer año en el instituto y con óptimos resultados. ¡¡Pero esto da para otro post!!

lectoescritura

La experiencia que siento la necesidad de compartir es la que estamos viviendo ahora en el acompañamiento de Serena. Con ella estamos viviendo un proceso de aprendizaje autorregulado desde su nacimiento. Eso significa que estamos confiando en su interés espontáneo.

Esto no significa pensar que ella lo hará todo sola, en absoluto. Sería condenarla a un trabajo inmenso o a no beneficiarse de todo lo que la humanidad ha aprendido a lo largo de siglos. Eso quiere decir que nuestra forma de educarla se funda sobre una escucha y una atención continua a lo que demuestra ser de su interés o a su forma de ser. De esa manera podemos imaginar qué tipo de experiencias podrían hacerle no solo disfrutar, sino descubrir algo en el que ella quiera profundizar.

Se trata de un movimiento continuo, como si de un diálogo se tratara, donde no son solo las palabras, sino los gestos, las actitudes y la lectura del juego simbólico nos indican hacia donde dar nuestro siguiente paso. Esperamos sus propuestas, pero lanzamos también las nuestras, eso sí: nunca obligándola a nada que no le apetezca.

lectoescritura

La base de todo el razonamiento que te propongo es clave para poder entender cada cosa a la que me refiero en este post y en los siguientes que publicaré profundizando en este tema.
Lo que tenemos que tener siempre presente es que l@s niñ@s quieren aprender. No necesitan que le obliguemos o forcemos a ello. Necesitan el apoyo de una guía cuando están en el momento del aprendizaje. Necesitan que le facilitemos herramientas, necesitan que juguemos a su mismo juego, viviendo con entusiasmo todo el proceso. Tanto los logros como los momentos de dificultad. Todo forma parte del mismo proceso. Cada momento es necesario para que se de el otro.

Por eso no creo que te costará entender que aquí hablo de Lectoescritura Respetuosa. ¿Respetuosa de qué? De la naturaleza humana, de la forma que las personas tenemos de aprender e implementar conocimientos.

Ahora que tenemos presente esto, ahora que sabemos que el ingrediente esencial está en l@s peques, podemos empezar.

CUANDO EMPIEZA EL PROCESO DE LECTOESCRITURA

El proceso de lectoescritura es un proceso muy largo, mucho más largo de lo que solemos imaginar y que empieza desde el embarazo. Cuando el bebé está en la barriga de su madre percibe ritmos, sonidos, palabras, enteras oraciones. Aunque no entienda su significado, empieza a familiarizarse con el universo sonoro que le acompañará a lo largo de toda su vida.

Así que leer a nuestro bebé mientras está en la barriga es un primer paso que podemos dar y que le acompañará en el largo proceso de aprendizaje del lenguaje, paso previo a la codificación del lenguaje a través de símbolos. De esto hablé ya en otro post: Los cinco beneficios de leer al bebé durante el embarazo. Te animo a leerlo porque la información que encontrarás allí es muy valiosa para profundizar en este tema.

A nosotros este paso no nos ha faltado, sobretodo en el embarazo de Serena, ya que como ella llegó segunda, escuchaba a diario todos los cuentos que compartía con Mirella, ¡y te aseguro que con sus 5 años eran muchísimos!

Cantar al bebé canciones como la de Cinco lobitos ayudan a formar su conciencia fonológica ya que son canciones rimadas que hacen construir esas asociaciones y analogía entre una palabra y otra, viendo similitudes y diferencias.

Este es sin duda el primer paso para encaminarnos en un exitoso y placentero proceso de lectoescritura: leer a nuestr@s peques, desde siempre. Leer y jugar con las palabras.

Para terminar este primer post te he preparado una selección de cuentos rimados y cantados con los que empezar este proceso en los primeros dos años de vida, pero que serán igualmente beneficioso cuando vayamos a empezar el proceso de lectura y escritura.

lectoescritura

Colección Cereza:

Se trata de cuentos rimados y cantados (puedes escuchar la melodía gracias a un código QR)
Está compuesta por muchos títulos, los tres que ves en la foto acaban de salir:
tras tras, las arañitas de la risa, Cari-caricias, y los más que famosos le pondremos un bigote, diez ardillas.


De la cuna a a luna

Una colección imprescindible, siempre rimada y cantada, que además está escrita en mayúscula. Esto hace que se puedan volver a utilizar una vez estemos en proceso de lectura y escritura de ese tipo de letra.
Tiene muchos títulos:
Violín y Miau son los que ves en foto, y luego están Luna,Cocodrilo, Árbol, Zapato, Cinco, Pajarita de papel, Limón, Veo veo.

lectoeescritura

Colección Nunú
Estos pequeños libros se construyen con frases breves y rimadas y aquí también escritos en mayúscula: valoro mucho la tipografía porque nos permite sacarle partido durante mucho tiempo. Aquí en la foto ves Nunú en el jardín.

Cuento tralarí ¿Dónde está?
Tremendamente bonito a nivel estético, despierta la curiosidad de l@s peques por su formato acordeón y por el troque con el que podemos jugar a meter el dedo y retirarlo, jugando mientras buscamos y pronunciamos las vocales. Es ideal.

Minilibros Pispás

Mi última recomendación es para los pispás: parte de a primera colección de estos minilibros. está dedicada expresamente a l@s bebés.
Pispás Sol, Vuela pompa, El gusanito Feliz son cuentos rimados ideales para compartir con nuestr@s peques. Tienen un precio más que asequibles, y hacen que compartamos con ellos lecturas rimadas sin que el gasto que tenemos que sostener nos pese. Lee más sobre ellos aquí.

pispás serie 1

¿Qué te han parecido las reflexiones que te he propuesto? ¿Consideras el aprendizaje de la lectoescritura como parte de un proceso más amplio? Cuéntame tu experiencia y deja tu comentario: ¡nos ayudará a ampliar nuestros conocimientos y a compartir para seguir creciendo y aprendiendo!

Un abrazo,
laura

Últimos comentarios
  • Me parece muy interesante y me encantará seguir leyendo sobre este tema. Sobretodo la experiencia con Mirella. En casa disfrutamos de la lectura desde el embarazo, sobretodo mi segunda hija

  • ¡¡ Emocionantes !! Muy interesantes y muy ciertas.
    Creo como tú que aprendemos mejor aquello que nos emociona : lo que nos alegra o entristece, y también lo que nos da miedo, e incluso lo que nos enfada o produce rechazo.
    Y , claro, mucho mejor, que nuestros aprendizajes se acompañen de emociones positivas , así nos motivaremos más y nos despertarán mayor interés: Las canciones y los cuentos son los mejores aliados de educadores ( padres/madres / maestr@s).
    Y… sí, el aprendizaje de la lectoescritura es, para mi, especialmente sensible a las variables emocionales y forma parte de un «proceso más amplio» de conocimiento y apropiación del entorno cultural
    Como maestra con muchos años de experiencia, lo he podido experimentar y comprobar curso tras curso.

    Me he emocionado y he disfrutado enormemente, viendo cómo promoción tras promoción , l@s niñ@s se han iniciado en la lectoescritura de forma «natural» sin esfuerzo, motivados y felices, deseosos de poder leer ellos mismos los montones de cuentos que tenemos en el aula.

    Un besazo

    Pepa

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad