Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
Inicioadult@Conjuro para un cuento más

Conjuro para un cuento más

Camino García cumplió un hechizo: tenerme en vilo esperando a su siguiente publicación para que me enamore de ella. Y ese fantástico arte brujeril, se ha cumplido también con su último álbum: Conjuro para un cuento más. Como ves, lleva la magia ya en su título, y te aseguro que cada página va cargada de ella. Hoy intento transmitirte la belleza de este álbum, aunque sé que no se trata de una tarea fácil, pues parte de su magia es la elección de cada exacta palabra, y esa solo podréis vivirla solo leyendo las palabras que ha encadenado, una con otra, su autora.

También me he hecho cargo de presentar esta joya con una colaboración especial de Camino y de Gselfust, la ilustradora de esta maravilla. ¡Ambas DEDICARÁN vuestro ejemplar de Conjuro para un cuento más! Y además recibiréis de regalo dos postales guardadas en un preciosos sobre con lazo. Vamos ¡una delicia!

Vamos pues a conocer más de cerca esta novedad editorial que no tardará en convertirse en un álbum de referencia.

Conjuro para un cuento más
Autora: Camino García; Ilustradora: Giselfust
Editorial: Camino García Editora
Edad Recomendada Orientativa: a partir de 4 años

conjuro para un cuento más

Trama

Tatana adora que su padre le lea cuentos, y quiere que el Duende del sueño no llegue a interrumpirles marcando la hora de ir a dormir y deje que su padre le cuente cada noche mil historias. Por eso decide crear un conjuro que haga que el duende ya no tenga ese poder. Finalmente ambos crean una historia para que ese duende ya les deje leer un cuentito más, y que nunca más vuelva a quitarles horas de lecturas. Pero años después en otra casa de Tatana, la que ahora habita con su hijo, esa pequeña criatura verde volverá a poner fin a sus historias.

Contenidos y Valores

Cuando leí por primera vez este álbum me sentí abrumada. Abrumada por la cantidad de estímulos emocionales que generó en mi. Tuve que cerrarlo y dejarlo reposar tres días para poder volver a leerlo con la debida calma y con la intención de saborear cada palabra, cada frase.

Y el resultado fue amor. Amor por una historia que es un canto a la literatura, a la infancia, a la magia. La magia que somos capaces de crear al vivir entre las páginas de un libro. Lo que en cada una y cada uno de nosotr@s surge, inevitablemente, a la hora de leer una historia.

conjuro para un cuento

Tatana es la niña que nos invita a entrar en el haz de luz de sus páginas e inevitablemente conectamos con nuestra niña o niño interior, como hace el mismo papá de Tatana, recordando esos momentos en los que queríamos que la luz nunca se apagara, para seguir viviendo en los cuentos que nos contaban. Porque esos momentos eran vidas de más, que no queríamos perder la oportunidad de vivir.
Y si somos madres o padres, también conectaremos con el papá de Tatana, que acompaña a su hija en esos momentos mágicos, a los que de alguna manera hay que poner un punto, para poder descansar.

Pero aceptar ese límite no es propio de la infancia, sedienta de experiencias. Así que Tatana planea crear un conjuro, un conjuro para que ese Duende no pueda interrumpirles y les deje leer un cuentito más. Finalmente ese conjuro será creación conjunta del padre y de la hija. Pues Tatana ha crecido y sabe que el duende no existe, pero de alguna manera tiene que crear un final para su historia. Y así se despiden literariamente de él. Permitiendo que esas palabras mágicas que todo niño y toda niña ha pronunciado un día se conviertan en realidad: «uno más, solo uno más, un cuentito más!».

conjuro para un cuento más

Pero ese duende tendrá también la posibilidad de volver a vivir su historia, cuando Tatana crezca y sea ella quien lea a su hijo. Nuevamente volverá a poner ese límite, haciendo de la magia algo aún más mágico, llevando la herencia de la historia dentro de la historia, representando lo que la literatura consigue por si misma: mantener unidas a las personas que la comparten, aún dejándoles ser a cada una lo que son.

Todo el álbum es, de hecho, más de la historia que cuenta. Se quedaría en una lectura superficial la que hemos hecho hasta ahora si no consideráramos lo que no parece funcional a la historia y que Camino García va dejando, como puñados de polvo mágico, en cada página.
La autora nos remueve el alma, tocando lo inexplicable, yendo a construir, en perfecta armonía con Giselfust, el mundo de lo no-dicho, invitándonos a vibrar en esa danza con la palabra imaginada, amada, recordada, sentida, guardada. Guardada en algunos rincones del corazón «por los que el tiempo no pasa».

Esa ruptura del tiempo es lo que acontece en todo momento de este álbum, y encuentra uno de sus momentos más bellos en la voltereta de Tatana que la ve convertirse de niña a mujer.

La herencia de la literatura, la atemporalidad, la rupturas de las coordinadas espaciales: todo revela la necesidad de la literatura para la vida. La vida que somos capaces de crear al leer, la vida que somos capaces de transformar, la Vida con la V mayúscula.

Y así el ciclo se repite, y Tatana lee a su hijo, y nosotros la leemos para que

Aun cuando las luces se apagan, siempre hay algo en esa casa que permanece encendido.

Ilustraciones

Creo que Camino no podía tener mejor compañera de viaje que Giselfust. Palabra y trazos se acompañan en un baile delicado y revelador. Lo simbólico y lo emotivo son representados con la justa dosis de realidad para que puedan hacerse tangibles, pero permanecen etéreos, fluctuando en fondos blancos donde el espacio narrativo se crea y recrea a cada giro de página.

La paleta de colores enamora y la expresividad de los personajes es conseguida por mínimos trazos que nos piden detenernos en cada una de las ilustraciones sin restarle tiempo.

Para qué y para quién

Toda persona que ame la literatura, amará este álbum. Y no importa su edad: para mi ha sido un regalo de álbum y creo que en toda casa en la que habiten los cuentos y niñas y niños digan «un cuentito más» debería de encontrar su sitio Tatana. Un álbum que subraya la importancia de la afectividad en la literatura: ese encuentro entre padre e hija a través del mundo de los cuentos , ese vínculo afectivo es el eje alrededor del cual todo se construye.

Conjuro para un cuento más nos hace reflexionar sobre la grandeza de la literatura, sobre lo que nos une y no lo que nos separa, sobre el enorme universo que cada una y cada uno de nosotr@s es capaz de crear. Y así legitimamos la diversidad, el diálogo, la creatividad, el uso exquisito de la palabra. Algo que hay que cuidar, y más en los tiempos en los que estamos viviendo ahora, donde la palabra es, con facilidad, disminuida en su fuerza y esclavizada al vender y no al soñar.


Espero que ahora puedas entender porqué digo que Camino ha conseguido hechizarme de nuevo con su arte: Conjuro para un cuento más entra en mis álbumes atemporales, que custodiaré para siempre. Pero te soy sincera: aguardo el momento de recibir mi ejemplar dedicado tanto por Camino como por Giselfust para añadirlo a mis estanterías! Un álbum así, dedicado por su autora y su ilustradora, es un regalazo! Así que si también a ti te ha hechizado, reserva ya tu ejemplar aquí! La promo solo estará activa hasta el domingo: ¡¡cuidadín que los días pasan volando!!!

conjuro para un cuento más promo

No hay comentarios

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad