Widget Image
Artículos recientes
Siguenos
prueba imagen widget
prueba imagen widget
InicioreseñaEl charco del rey Olaf

El charco del rey Olaf

EL charco del rey olaf

Con decir que este álbum es obra conjunta de Mar Pavón y María Girón no os vale ya?? En serio os hace falta la reseña?? Bueno, intentaré hacer lo que pueda para hablaros de El charco del rey Olaf, pero ya os digo que es un álbum que se autoreseña con abrirlo y leerlo, por su belleza, por su mensaje, por su equilibrio entre ilustración y texto.

El charco del rey Olaf
Autoras: Mar Pavón, María Girón
Editorial: Tramuntana

Edad recomendada: a partir de 3 años

Trama

Olaf no es un muñeco de nieve, sino un niño al que le gustan los abrazos de su madre, jugar alas carreras con su papá hasta que este no pueda más y le lene de beso, recibir las caricias de su abuelo, y convertirse en rey el día de su cumpleaños. Olaf es un niño que disfruta de la vida como todos sin distinciones ni etiquetas.

el charco del rey olaf

Contenidos y Valores

No sé si os pasa, pero a mi a veces me posee una sensación de felicidad y gratitud que no deriva de nada que me pase en concreto. Simplemente me parece que todo lo que la vida es, es maravilloso. Y este es el mensaje principal de este libro: la vida, sea como sea, es maravillosa.

Olaf es un niño que disfruta de lo que todo niño necesita: amor, presencia, juego, exploración, amigos y más amor aún. Al leer cada página de este álbum he tenido la sensación de ir quitándome capas de prejuicios, tan sutilmente pero duramente superpuestas una sobre otra. ¿De qué prejuicios estoy hablando? Las ilustraciones son las que sutilmente nos lo indican.

el charco del rey olaf

Página tras páginas descubrimos con mayor detalles el rostro de Olaf, que casi al final del álbum podemos descifrar por la forma de sus ojos tener síndrome de Down. Y sí, lo admito: me quedé sorprendida. Y el hecho de quedarme sorprendida me hizo reflexionar mucho. No sabemos hasta que punto somos capaces de juzgar, de emitir juicios, de etiquetar, de calificar y clasificar. Y este álbum nos pone delante a un espejo que mira hasta la parte más honda de nuestro ser. 

¿Por qué me ha “chocado” -realmente esta palabra es un poco exagerada pero creo que sirve para dar la medida de la reflexión que me propuse y que os giro- que Olaf no fuera un niño “normal”? ¿Por qué he notado esta diferencia? Sencillamente porque las diferencias han sido marcadas durante muchos años, porque se habla de necesidades especiales, de normales y no normales, de discapacidades, de diferencia. En una sociedad en la que se hacen continuas campañas contra la discriminación y la aceptación de las diferencias a menudo estas diferencias en vez de anularse se remarcan y lo que acontece es que se quedan tapadas, en el fondo de nuestra consciencia, ya que hemos sido incapaces de una aceptación plena y profunda.

el charco del rey Olaf

¡Cuánto trabajo nos queda! cuando pensamos que estamos trabajando, educando y criando libre de perjuicio, entonces descubrimos que algo queda almacenado en nuestro subconsciente pese a nuestra voluntad, a nuestra consciencia “despierta”. Y quiero dar voz a este sentimiento que he sentido al leer este libro, y no ampararme en la belleza de su mensaje, porque creo que este es el valor más grande de la literatura: hacernos crecer, hacernos mirar para adentro, abrir planteamientos, saber aceptar que nuestros ideales a veces necesitan más que voluntad para transformarse en realidad, y que esto puede costar años y generaciones.

Mirella y yo hemos leído este álbum juntas, y ella ha tenido la misma reacción que yo: de una forma involuntaria transmitimos informaciones, sentimientos y reacciones que se automatizan. Esta es la forma de evolucionar de las personas, y la consciencia de ello es lo que nos puede liberar de tantas esclavitudes que nuestra mente mantiene vivas.

el charco del rey olaf

Pero antes de descubrir el tema de la diversidad que quiere plantear el álbum, ya nos habíamos enamorado de él: porque el mensaje de amor que plantea, de una familia unida que ofrece ese amparo, y esa serenidad a Olaf, nos ha entusiasmado. Porque es justamente de ese amor incondicional que somos absolutas sostenedoras, y entendemos que es desde allí que las personas crecen felices y que disfrutan de la vida. Los momentos de juego, de abrazos, la complicidad, el entusiasmo que reservamos a cada momento que vivimos son las cosas que valen.

el charco del rey Olaf

Ilustraciones

María Girón es una de las ilustradoras que más amamos en casa. Además parece estar hecha a posta para acompañar las historias de Mar Pavón, tal como pasó con Rula busca su lugar y con Inseparables, otros dos álbumes imperdibles.
Lo que nos deja fascinadas es la capacidad de delinear unas imágenes tremendamente reales, aún dejándonos claro que se trata de personajes fruto del lápiz de su autora. Y no solo eso, sino la capacidad de transmitir las emociones a través de sus trazos es absoluta.

el charco del rey Olaf

Para qué y para quién

El charco del rey Olaf me ha parecido un cuento de una ternura única, un canto a la vida. Y por eso mismo no podría recomendarlo en especial modo para alguien o definiendo su temática de modo tajante. Es uno de esos álbumes porque sí, de esos que te calientan el corazón, pese a que sus personajes estén envueltos en los copos y en los charcos de nieve derretida.

El charco del rey Olaf ha entrado a formar parte de La Cuentería y si queréis añadirlos a vuestra biblioteca y además sostener este proyecto de difusión de Literatura Respetuosa, lo encontráis aquí en la tienda online!firma Laura

 

No hay comentarios

Deja tu comentario